Tu servicio como producto

Autor:
México

Frente a la dinámica del mercado conviene ocuparse en definir correctamente qué es lo que ofrecemos...

Frente a la dinámica del mercado -en la que los consumidores se inclinan por invertir más en servicios que en productos-, conviene ocuparse en definir correctamente qué es lo que ofrecemos a los clientes y cómo lo presentamos.

En el caso de los servicios, es clave enlistar las necesidades que cubre, lo que lo distingue de otras opciones. Al ser un intangible no puedes plantear al cliente la forma en que se observará, pero si lo que le brinda en términos de los requerimientos con que te pueda contratar. También puedes dimensionarlo, comparándolo con lo que ofrecen otras compañías a las que puedas considerar tu competencia.

Para garantizar la calidad del servicio conviene que lo ofrezcas a partir de haber realizado un estudio de mercado y un análisis de costos con los que te quede claro: ¿Cuánto invertirás en cada servicio? ¿Qué costos agregados demandará? ¿Cuáles son los precios de la competencia? ¿Cuánto pagará el cliente para tenerlo?

A diferencia de un producto que puede requerir un escaparate para ser comercializado, los servicios puedes ofrecerlos en todo el mundo, lo importante es que desarrolles el sitio en línea a través del cual te encuentren los posibles clientes. Aquí cobra importancia la descripción que hayas hecho del servicio a fin de que sea fácil para las empresas, organizaciones o personas que les interese contratarte, entender lo que ofreces y entrar en contacto contigo.

Para lograrlo puedes apoyarte en campañas de promoción que lleguen a tu cliente potencial. Tener claro quién es tu cliente y entender sus necesidades permite formar un vínculo y mejorar la comunicación. Pensar en el público como personas y acercarte a ellos producirá fidelización.

Palabras clave

num revista: 
1193
seccion revista: 

¡ Déjanos un comentario !