Suspensión laboral ante una contingencia sanitaria

Palabras clave

LFT
Contenido patrocinado: 
La suspensión laboral supone la interrupción temporal de la relación laboral entre el patrón y el subordinado
Autor:
Esto señala la Ley Federal del Trabajo sobre la suspensión laboral
COVID-19 y derechos laborales

La Organización Mundial de la Salud declaró al COVID-19 como una pandemia, esto supone la necesidad de que los países tomen las medidas para evitar su propagación.  

La suspensión laboral supone la interrupción temporal de la relación laboral entre el patrón y el subordinado, sin que por ello se extinga entre las partes el contrato y demás obligaciones adquiridas.  Simplemente es un cese temporal, que implica que el trabajador deja de trabajar y el empleador no está obligado al pago de una remuneración.

Existen varias causales para que se dé la suspensión laboral, pero en el caso de la suspensión por contingencia sanitaria, nos debemos interesar por los 3 artículos de la Ley Federal de Trabajo (LFT) que a continuación se explican:

En primer lugar, el artículo 42 Bis de la LFT dice que: En los casos en que las autoridades competentes emitan una declaratoria de contingencia sanitaria, conforme a las disposiciones aplicables, que implique la suspensión de las labores, se estará a lo dispuesto por el artículo 429, fracción IV de esta Ley. 

Este artículo fue concebido despues de la crisis sanitaria de la influenza AH1N1 de noviembre del 2012. En el supuesto de que se dé una declaratoria de esta naturaleza, Es importante para el patrón, revisar los términos y condiciones de la misma.

 

Te interesa leer: ¿Qué procede si se declara una contingencia sanitaria por COVID-19?

 

En segundo lugar, tenemos el artículo 429 de la LFT señala: En los casos señalados en el artículo 427, se observarán las normas siguientes:

IV. Si se trata de la fracción VII, el patrón no requerirá aprobación o autorización del Tribunal y estará obligado a pagar a sus trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo general vigente, por cada día que dure la suspensión, sin que pueda exceder de un mes. 

De lo expuesto, tenemos que la propia declaratoria supone una autorización para que el patrono proceda, primero con una indemnización: el pago de un día de salario mínimo por los primeros 30 días (no importa cual sea el sueldo), y, segundo, a partir del mes, la no obligación de ningún pago.  Esto hasta que la declaratoria y por ende la suspensión se mantenga.

Finalmente, el artículo 427 de la LFT señala que: Son causas de suspensión temporal de las relaciones de trabajo en una empresa o establecimiento:

VII. La suspensión de labores o trabajos, que declare la autoridad sanitaria competente, en los casos de contingencia sanitaria. 

Es importante aclarar que la suspensión es temporal y no termina la relación laboral entre las partes.

 

Contenido relacionado: