Se vuelve recurrente que niños padezcan COVID-19 prolongado

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Autor:
Cada vez más niños presentan síntomas incluso varias semanas después de haber estado enfermos, según un nuevo estudio.
Los síntomas persisten 120 días después

Muy interesante.- Se conoce como coronavirus prolongado o largo a la persistencia de síntomas asociados a COVID-19 que duran incluso más allá del rango normal en el que se supera la enfermedad. Este fenómeno se había observado en adultos mayoritariamente. Sin embargo, cada vez es más frecuente que niños padezcan de COVID-19 prolongado. Las cifras van en aumento, y ésta es la razón.

Después de cinco semanas de contraer la enfermedad, un preocupante 13 % de los casos en niños menos de 11 años sigue presentando síntomas. Según los datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unidos, casi el 15 % de los menores de 12 a 16 años informan al menos un síntoma cinco semanas después de haber caído enfermos.

Entre marzo y noviembre de 2020, se analizó a 129 niños. En más de la mitad de los casos, los síntomas persistieron incluso 120 días después de haber contraído el virus: fatiga, dolor muscular y de cabeza se encontraban entre los más comunes.

Es común que diversas partes del cuerpo se inflamen una vez contraída la enfermedad. Si bien la muerte fue poco común entre los niños de la muestra, alrededor del 70 % de ellos requirieron cuidados intensivos.

Frances Simpson, profesora de psicología y asesoramiento en la Universidad de Coventry, se propuso orquestar la campaña Long Covid Kids: un grupo de de 1,400 padres con niños que padecen la infección. Con respecto a la problemática, destacó lo siguiente para The Independent:

Te interesa leer: Para que regresen a clase, se probara vacuna de AstraZeneca en niños

“Hemos encontrado niños con una amplia gama de síntomas, desde la simple fatiga post-viral hasta todos los síntomas extraños y aterradores. Estamos viendo síntomas neuropsiquiátricos, por lo que los niños que están desarrollando garrapatas, tartamudean y experimentan cambios de humor que los acompañan. […] Lo que estamos viendo y experimentando es espantoso. Necesitamos más investigación sobre esto “.

Para sacar conclusiones contundentes, los expertos que trabajan de la mano con Simpson señalaron que necesitan hacer muchas más pruebas. Además, todavía no se ha considerado un grupo de comparación, lo que hace que los resultados de sus investigaciones sean poco sólidos.

 

Contenido relacionado: