Schneider Electric impulsa la seguridad en el Internet de las Cosas

Palabras clave

IoT
Contenido patrocinado: 
Rafael Segrera, South America Zone President de Schneider Electric
Autor:
“Entrenar a las personas es la base para cualquier empresa que esté llevando a cabo una estrategia de Internet de las Cosas. La seguridad es responsabilidad de cada uno de nosotros”: Rafael Segrera
Digitalización

El mercado está viviendo una transición hacia la digitalización, apoyado en la movilidad y la conectividad, que están permitiendo que las organizaciones tomen decisiones de una manera más dinámica, basados en la información que reciben en tiempo real, proveniente de diferentes dispositivos de campo, de instrumentación industrial, de redes de control industrial y de diferentes activos que ya cuentan con algún tipo de conectividad.

Sin embargo, las organizaciones al estar conectadas aumentan su área de riesgo y se vuelven vulnerables frente a posibles ataques que pueden afectar su operación. Por lo tanto, es importante que los dispositivos cuenten con un nivel de seguridad adecuado, que permita ser gestionado remotamente y que no ponga en riesgo la continuidad de la operación de la compañía

“Entrenar a las personas es la base para cualquier empresa que esté llevando a cabo una estrategia de Internet de las Cosas. La seguridad es responsabilidad de cada uno de nosotros. Si confiamos plenamente en la tecnología y dejamos que esta actúe por sí sola, vamos a fracasar. Nuestra propia gente debe ser consciente de que cada mala decisión que tome puede afectar la seguridad u operación de la compañía”, indicó Rafael Segrera, South America Zone President de Schneider Electric.

En este sentido, aseguró que la compañía cuenta con la validación de sus productos,  para que cumplan con dos principios fundamentales, la conexión y la seguridad. “Esto asegura que Internet de las Cosas (IoT) y la transformación digital sea una realidad y minimicen los riesgos que muchas organizaciones están viendo en esta transición del mercado”, dijo.

Te interesa leer: Schneider Electric abre primera fábrica inteligente en México

Por otro lado, recalcó la necesidad de que los dispositivos -en las líneas de producción, los sistemas de control y automatización, y las plataformas TI- permitan que una empresa pueda conectarse con otras compañías a través de la nube, y de esa manera, puedan aprovechar toda la data de organizaciones parecidas, con procesos similares, para optimizar sus propios procesos, por ejemplo, a través de benchmarking, gestión de datos y analítica.

Señaló que la mejor manera de gestionar la transformación digital en una empresa industrial es con la arquitectura EcoStruxure, con sus tres niveles -productos conectados, control y automatización, y conexión- donde lo primero “se refiere a que debemos asegurarnos de que los productos, o sea los equipos en el proceso, estén conectados, pues son ellos los que capturan los datos. Para transformar esa data en información utilizable, se usan los sistemas de control y automatización que están cerca de las líneas de producción, de las máquinas, y que se encuentran en, por ejemplo, un PLC, un BMS o un DCS”.

“Hemos llevado a cabo varias inversiones en software que ofrecen evaluar integralmente una planta, mina o edificio, analizar cómo se conectan los diferentes procesos y elementos en su interior y buscar optimizarlos en conjunto, no de manera separada”, finalizó Rafael Segrera.

Contenido relacionado: