Redes eléctricas, en riesgo de ciberataques: Darktrace

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Los países de todo el mundo deben estar pensando en cómo están preparando a sus ciudadanos, su territorio y redes eléctricas
Autor:
Los países de todo el mundo, incluido México, deben estar pensando en cómo están preparando a sus ciudadanos, su territorio y redes eléctricas para afrontar esta nueva era de guerra cibernética
Ataques cibernéticos

A medida que los ciberdelincuentes innovan, los países también deben innovar, mirando hacia una tecnología avanzada que los ponga a la vanguardia para recuperar ventaja en la batalla contra los adversarios avanzados.

INFORMACION

De acuerdo con Laura Jiménez, directora regional de Darktrace para América Latina, es fácil para todos pensar que las instituciones financieras y las grandes corporaciones son los idóneos de los ataques cibernéticos, ya que estos tienen el mayor número de activos que robar y los negocios más atractivos para alterar.

No obstante, si un atacante busca impactar a en una nación, atacar la infraestructura crítica de la misma puede, por mucho, generar consecuencias más dañinas y de mayor alcance, como sucedió en la alteración de una red eléctrica en América del Sur, que dejó a decenas de millones de personas sin energía eléctrica, un ataque cibernético exitoso que pudo dejar a miles de ciudadanos en la obscuridad.

Te interesa leer: Lanza Darktrace nuevos módulos de ciberrespuesta con IA

Otro ejemplo de ello fue el que vio en Ucrania en 2015. Por ello, y considerando las crecientes implicaciones del mundo geopolítico en el que vivimos, no resulta una sorpresa que la Comisión Federal de Electricidad de México (CFE), también haya sido atacada.

Lo que si resulta un tanto impactante es la escala de los ataques de aproximadamente 4,205 ataques cibernéticos en los últimos 5 meses, o 27 ataques por día. Considerando la sofisticación de los ataques cibernéticos de la actualidad, muchos son lentos, sigilosos, y tratan de pasar desapercibidos, mientras otros se mueven a velocidad de máquina.

Esto impone una gran carga a los equipos de seguridad humanos, quienes, sin las tecnologías y las estrategias adecuadas, lucharán para tratar de mantenerse al día ante la escala, velocidad y lo sigilosos que son estos ataques. Los países de todo el mundo, incluido México, deben estar pensando en cómo están preparando a sus ciudadanos, su territorio y redes eléctricas para afrontar esta nueva era de guerra cibernética.

Contenido relacionado: