Puntos de la Reforma Fiscal en EUA que afectarán a empresas mexicanas

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
La Reforma Fiscal en EUA es uno de los asuntos que ocupa la atención de la comunidad empresarial en la región y en México
Autor:
Integrantes de KPMG México, mencionan los 11 cambios más relevantes de la Reforma Fiscal de Estados Unidos que pueden afectar a las empresas mexicanas.
Reforma Fiscal

La Reforma Fiscal en Estados Unidos es uno de los asuntos que ocupa la atención de la comunidad empresarial en la región y en México, ya que este tema despierta el interés y la incertidumbre de muchos empresarios, debido a las consecuencias que pudiera tener en la economía y actividades comerciales de nuestro país.

Esta reforma tributaria es la más importante en ese país en los últimos 30 años, cuyo objetivo primordial es hacer más competitivo a EE.UU. en el ambiente global. Por tal motivo, integrantes de KPMG México, mencionan los 11 cambios más relevantes que pueden afectar a las empresas mexicanas que se incluyen en el texto final de esta Reforma Fiscal.

1.Personas físicas: Se establecen tasas menores y se elevan los rangos en que se aplican, reduciéndose la tasa máxima de 39.6% a 37%. Como medida compensatoria, disminuyen las deducciones personales. Respecto del impuesto mínimo alternativo se incrementan los montos exentos de US$ 55,400 a US$70,300. Las medidas respecto de la reducción de tasa y deducciones estarán vigentes hasta diciembre de 2025, fecha en la que regresarán a estar vigentes las tasas anteriores, a no ser que exista una nueva reforma.

2. Tasas del impuesto corporativo: A partir del 2018, se redujo la tasa corporativa en EE.UU. de 35% - era la más alta de todos los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos- a 21%, eliminándose las tasas progresivas que existían. Además, se suprimió el impuesto en las llamadas empresas de servicios personales, otorgándose una deducción de 20% sobre el ingreso obtenido para algunos negocios. El objetivo es hacer más competitiva la tasa corporativa en ese país respecto de las de otras naciones, permitir a las compañías americanas competir con otros sistemas fiscales y atraer compañías extranjeras.

3. Pérdidas fiscales: A partir de este 2018, las pérdidas fiscales solo podrán aplicarse en 80% de la utilidad fiscal de cada ejercicio hasta consumirse. Anteriormente, se podían aplicar sin ninguna condición con una limitante de 20 años. Las pérdidas anteriores a 2018 se podrán amortizar al 100% sin restricciones en el tiempo. También se elimina el anterior sistema de carryback de pérdidas fiscales.

4. Deducción de inversiones: Se establece una deducción inmediata de las inversiones que se lleven a cabo en activos fijos nuevos y usados, siempre que en este último caso no se adquieran de partes relacionadas, siendo aplicable esta deducción por aquellos activos adquiridos a partir del 27 de septiembre de 2017 y hasta antes del 2023, fecha en que disminuyen los porcentajes de deducción.

5. Deducción de intereses: Estableciendo de alguna forma sus propias reglas para evitar la erosión de la base fiscal, se limita la deducción neta de intereses por el excedente a 30% del ingreso gravable ajustado del contribuyente, después de otras posibles limitantes sobre la deducción de intereses.

Te interesa leer: Retorno millonario de dólares a EUA tras reforma fiscal

6. Impuestos internacionales: Las modificaciones más significativas son las relativas al cambio de un régimen fiscal sobre una base mundial a uno territorial y la imposición de un nuevo gravamen a los pagos efectuados a afiliadas residentes fuera de EE.UU. por el uso de intangibles y servicios.

7. Repatriación de capitales: A partir de este 2018, las utilidades que se obtengan a través de subsidiarias extranjeras estarán exentas del pago del impuesto en la medida que el accionista corporativo americano posea, por lo menos, 10% de la entidad extranjera y los dividendos que se reciban no originen una deducción en algún otro país. Como transición, la ley considera una repatriación obligatoria de las ganancias generadas en el extranjero a partir de 1986 hasta 2017 a una tasa de 15.5% sobre el efectivo que se tenga en dichas subsidiarias y de 8% sobre los activos no convertibles en efectivo, el impuesto resultante podría pagarse en plazos durante ocho años.

8. Impuestos por ingresos de intangibles en el extranjero: La excepción al régimen territorial es la inclusión obligatoria de los ingresos que se obtengan a través de subsidiarias extranjeras por intangibles explotados también en el extranjero, y se determina sobre una base modificada que es el excedente de 10% de los ingresos no rutinarios. La tasa efectiva será de 10.5%, que aumenta a 13.125% para ejercicios fiscales posteriores al 31 de diciembre de 2025, contra el impuesto se podrá acreditar hasta 80% del impuesto pagado en el extranjero atribuible a los ingresos que se están considerando sin que se puedan aplicar en años posteriores.

9. Impuestos por ingresos de intangibles: Con la finalidad de promover la migración de intangibles hacia EE.UU., se establece una tasa reducida de 13.125%, que se incrementará a 16.406% a partir del 2026 para este tipo de ingresos que obtengan empresas residentes en ese país por la venta o renta a empresas extranjeras por este tipo de ingresos, incluyendo los servicios.

10. Limitación de deducciones: Se elimina la deducción de pagos efectuados a partes relacionadas residentes en el extranjero referente a operaciones híbridas o entidades híbridas.

11. Impuesto ante erosión: Se establece un impuesto antierosión aplicable a pagos a partes relacionadas por concepto de intangibles, intereses, servicios e inversiones en activos fijos que se pretendan deducir en EE.UU. Esta disposición no será aplicable a ciertos servicios prestados al costo. Para efectos de esta disposición se entiende como parte relacionada cuando exista una participación accionaria de 25% o más.

Contenido relacionado:

¡ Déjanos un comentario !