Preocupante cese de encuesta de INEGI sobre uso de las TIC: The CIU

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
MOCIBA identifica a las personas que han sufrido algún tipo de acoso electrónico
Autor:
La encuesta ENDUTIH es esencial para el diseño de políticas públicas en el campo de las telecomunicaciones, sobre todo en la lucha contra el ciberacoso
Instrumentos de medición

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de Información en los Hogares (ENDUTIH), desarrollada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), es esencial para el diseño de políticas públicas en el campo de las telecomunicaciones, debido a que recolecta variables sobre la disponibilidad y uso de Internet, telefonía móvil, smartphones, computadoras, entre otros en los hogares mexicanos.

INFORMACION

Adicionalmente, cuenta con un Módulo Sobre Ciberacoso (MOCIBA) el cual busca empezar a entender el problema en el país y poderlo atajar su incidencia a tiempo. Sin embargo, este año el INEGI anunció que debido a que solo le fueron aprobados 12 de 17 mil millones de pesos, pondrá fin al levantamiento de 14 encuestas para instrumentos de medición, incluida la ENDUTIH.

Te interesa leer: De las redes sociales nace el amor

En ese sentido, Gonzalo Rojon, director y senior partner de The CIU, señaló que es lamentable que un sector tan importante como el de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones carezca de variables que permitan cuantificar su desarrollo. Además, es totalmente inaceptable que un problema de salud pública como el ciberacoso, el cual está creciendo rápidamente, deje de contar con indicadores que permitan desarrollar políticas públicas para tratar de detenerlo.

No obstante, el pasado 14 de febrero, el INEGI introdujo una controversia constitucional ante la SCJN contra el presupuesto de egresos de 2019 y la aplicación de la Ley de Remuneraciones, donde demandó un análisis sobre sus consecuencias y los tabuladores de remuneraciones para su personal. Todo ello con el objetivo de “salvaguardar la autonomía otorgada” al Instituto y para poder cumplir con su mandato constitucional.

“Esperemos que el INEGI resulte victorioso de esta controversia y pueda continuar generando información que sirva de diagnóstico para cerrar la brecha digital, así como para atajar los pocos, pero serios problemas que las TIC pueden causar”, concluyó Gonzalo Rojon.

Contenido relacionado: