Preocupa a CANIETI propuesta de eliminar o absorber órganos autónomos

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
La iniciativa debe contemplar el aporte de los organismos y lo pactado en tratados internacionales
Autor:
Dar marcha atrás a los avances logrados en materia de competencia y telecomunicaciones, provocará una reconcentración del sector, afectando seriamente a los consumidores.
Pide analizar y discutir la iniciativa con la industria y la sociedad civil.

La propuesta generada entre diversas instancias, de trasladar las funciones del Instituto Federal de Telecomunicaciones, de la Comisión Federal de Competencia Económica y del  Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, a dependencias del Ejecutivo Federal, presuntamente, en razón de su costo, preocupa a CANIETI.

INFORMACIÓN
INFORMACION


La Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de Información (CANIETI), estableció que dichos órganos constitucionales autónomos han generado bienestar para los mexicanos, promoviendo la inversión y la innovación, y creando un entorno más democrático, competitivo y de certeza, al velar por derechos fundamentales de la sociedad, especialmente los menos favorecidos; resaltando el contexto actual de la emergencia sanitaria.
Solicitó que, en caso de que el Poder Ejecutivo considere presentar alguna iniciativa por la que se proponga sustituir o trasladar las funciones de los organismos constitucionales autónomos a diversas dependencias, CANIETI, conforme lo establecido en la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, dicha iniciativa sea analizada y discutida con la industria y la sociedad civil.

La razón de ser

A través de un comunicado, la Cámara describió que el Instituto Federal de Telecomunicaciones, nació como resultado de una larga evolución administrativa del órgano regulador en la materia, que se inició desde mediados de la década de los años 90, pasando por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (órgano desconcentrado) y llegando a lo que es hoy el actual Instituto, que es, entre otros atributos, garante de los derechos fundamentales de la población en materia de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión, incluido el de banda ancha e internet, y cuyas resoluciones se dan a través de procesos transparentes, basados en las mejores prácticas internacionales, tomados en razón de criterios técnicos -no políticos-, que protegen los intereses de los usuarios, quienes dependen de regulaciones adecuadas para recibir los mejores y mayores beneficios en la prestación de estos servicios.

Si bien esta Cámara ha insistido en cuanto a la necesidad de avanzar más rápidamente en la desconcentración del sector y la eliminación de las ventajas históricas del preponderante en telecomunicaciones, es desde esa misma posición de independencia que CANIETI manifiesta su profunda preocupación por una propuesta de eliminar o de absorber al regulador en la materia, al considerar que se requiere continuar con un órgano autónomo que siga contribuyendo al cierre de la brecha digital, a la prestación de más y mejores servicios en favor de los consumidores y a fomentar la competencia en el sector.

Adicionalmente, los Tratados y Acuerdos internacionales que México ha firmado con sus principales socios comerciales, establecen la obligación de tener un regulador independiente, especializado y técnico para el sector de telecomunicaciones. Lo anterior, es consistente con la dirección que tomaron la mayoría de los países en el mundo hace casi tres décadas, donde los órganos reguladores independientes han reforzado el rol del Estado para regular el desarrollo de los principales sectores económicos. Dar marcha atrás a los avances logrados, provocará una reconcentración del sector de telecomunicaciones, afectando seriamente a los consumidores.