Portales de empleo acusan a Google de prácticas anticompetitivas

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Los demandantes aseguran que el gigante de Internet está empleando su dominio para atraer a los usuarios
Autor:
Distintos portales han solicitado a la comisaria de Competencia de la Unión Europea suspender los servicios del gigante en tanto investiga si infringe la normativa
Nuevo conflico

Un total de 23 portales especializados en ofertas de trabajo han solicitado a Margrethe Vestager, comisaria de Competencia de la Unión Europea, que investigue a Google por ejercer prácticas anticompetitivas a través de un widget que está habilitado en la parte superior del buscador.

INFORMACION

En la carta, los demandantes aseguran que el gigante de Internet está empleando su dominio para atraer a los usuarios, sin necesidad de las inversiones tradicionales que se hacen en marketing, por lo que piden la paralización temporal de estas prácticas, a las que califican como ilegales.

Tras las acusaciones, Nick Zakrasek, senior product manager del buscador, defendió en un comunicado que “cualquier proveedor, desde empleadores individuales hasta plataformas de solicitud de empleos, puede utilizar esta función en la búsqueda, y muchos de ellos han visto un aumento significativo en la cantidad de solicitudes de empleo que reciben”.

Además, destacó que, al mejorar la experiencia de búsqueda de empleos, Google puede entregar “más tráfico a los portales a través de la web y respaldar un ecosistema saludable de búsqueda de empleo”.

Un nuevo capítulo

La petición de estos 23 portales de empleo da inicio a una nueva batalla entre Google y las autoridades regulatorias de la Unión Europea, pues el pasado mes de marzo la Comisión Europea impuso una sanción al buscador de 1.490 millones de euros por infringir las normas antimonopolio, al imponer una serie de cláusulas restrictivas en los contratos con sitios web de terceros, unas condiciones que limitaban a sus rivales en la publicación de sus anuncios de búsqueda en estos sitios web.

Pero no ha sido la única, pues en junio de 2017, se le impuso un correctivo de 2.424 millones de euros por favorecer sus productos en el buscador Google Shopping y, en julio de 2018, enfrentó una sanción histórica de 4.340 millones de euros por abuso de posición dominante de su sistema operativo Android.

Con información de ComputerWorld.

Contenido relacionado: