México, más protegido a nivel Latinoamérica, pero no invulnerable

Palabras clave

Jimena Zúñiga, Bloomberg Intelligence
Autor:
Pese a seguridad, el país no está menos expuesto que el resto de las economías latinoamericanas
Economía y retos

La estructura de exportaciones de México sobresale del resto de América Latina por estar inclinada hacia los productos manufactureros, casi 80% del total de las exportaciones, en vez de a los bienes relacionados con materias primas. Estados Unidos recibe 80% del total de exportaciones. Como tal, México se encuentra menos vulnerable que el resto de las economías latinoamericanas al contexto global actual de desaceleración de China, menores precios a las materias primas y relativa fortaleza de Estados Unidos.

Conoce más

Empero, México no es invulnerable a la situación es probable que la economía continúe expandiéndose a un ritmo moderado de alrededor de 2.5% del PIB. Debilidad en la manufactura de EE.UU. y competencia con China contendrá el crecimiento.

Entre las desventajas de México se encuentra el que sus vínculos con Estados Unidos estén dominados por el sector manufacturero, el cual ha tenido un peor desempeño que el resto de la economía.

La depresión de los precios del petróleo afecta el crecimiento de México a través del canal fiscal. A pesar de que México ya no es un exportador neto de productos petroleros, los precios del petróleo impactan la actividad económica a través del canal fiscal. Pese a ello, el crecimiento del consumo en México continuará avanzando a paso moderado, representando casi el 70% del PIB, el crecimiento en el consumo privado es históricamente cercano al de la economía total, superándolo ligeramente durante las expansiones.

Por otro lado, el crecimiento de la inversión en México debería ser moderado, pero se mantendrá fuerte. La formación bruta de capital fijo en México históricamente ha crecido más rápido que el producto durante las expansiones. Esto probablemente seguirá siendo el caso, aunque con moderación desde los niveles actuales.

Las exportaciones netas seguirán contribuyendo al crecimiento del PIB real de México, la sostenibilidad externa en México no está amenazada por la deuda moderada. El balance de la cuenta corriente se mantiene en un déficit moderado de 2.2% del PIB, la mitad del cual está financiado por inversión neta directa.

Así pues, la inflación de México es la envidia de América Latina, ubicándose en 2.5%, por debajo del objetivo. México también sobresale entre el resto de América Latina por su baja inflación, la cual se encuentra en 2.5% y por debajo del objetivo de 3% del banco central. Los riesgos para la perspectiva de inflación parecen estar contenidos.

La política monetaria está sesgada hacia las alzas en tasas de interés. En lugar de reflejar preocupación por las perspectivas de inflación, está impulsada por la ansiedad en torno a la estabilidad macroeconómica en general y la inestabilidad de la moneda en particular.

Finalmente destacar, que el peso mexicano está bajo presión de factores externos. Al igual que el contexto global actual impacta menos a México de lo que lo hace con sus pares en América Latina, es probable que ejerza menos presiones de depreciación sobre su moneda, especialmente si Banxico cumple su promesa de seguir las acciones de la Reserva Federal.

Por: Jimena Zúñiga, Bloomberg Intelligence

Contenido relacionado: