KPMG: 6 consideraciones para el regreso a las oficinas post COVID-19

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
El regreso a las actividades da a las organizaciones la oportunidad de demostrar su capacidad de adaptación y resiliencia
Autor:
El regreso a los centros de trabajo está cada vez más cerca, cuida a tu talento y garantiza una incorporación exitosa
Nueva normalidad

Con la entrada de la nueva normalidad, el regreso a los centros de trabajo está cada vez más cerca y Olivia Segura, directora de asesoría en capital humano y cambio organizacional de KPMG en México, señala que es necesario contar con un enfoque integral que considere los distintos aspectos normativos sobre medidas sanitarias y los ajustes a lineamientos y procesos de trabajo. 

“El regreso a las actividades da a las organizaciones la oportunidad de demostrar su capacidad de adaptación y resiliencia. Cuidar al talento es una obligación, y, al mismo tiempo, aumenta su compromiso y disposición a ayudar a la empresa a salir adelante en esta crisis sanitaria y económica”, destaca Segura. 

KPMG México comparte estos son 6 elementos a considerar en el regreso a las actividades: 

 

1. Ser empático

Poner ante todo la seguridad y la experiencia del talento. Brindar seguridad psicológica es clave, reforzando la comunicación y capacitación en cuanto a medidas y protocolos de atención y apoyo tanto para el personal como para sus familias, lo cual, en caso de contagio, debe ser una prioridad en el regreso a las operaciones en instalaciones físicas.

 

2. Personalizar la experiencia y cuida el talento

Existen puestos críticos para la operación que deben regresar a las instalaciones por la naturaleza de las actividades que realizan; sin embargo, quienes están a cargo de esos puestos podrían ser personas de un grupo vulnerable, por sus antecedentes médicos, el lugar donde viven (zonas de alto riesgo por contagios o con transporte precario), con acceso limitado o que estén al cuidado de personas pertenecientes a grupos vulnerables (adultos mayores, madres en lactancia o mujeres embarazadas), por lo que no sería recomendable que regresaran a los centros de trabajo. Realizar un sondeo en la fuerza laboral es necesario para generar planes adaptados a las circunstancias individuales del talento, con el objetivo de minimizar riesgos y mejorar su productividad y desempeño.

 

kpmg_regreso_a_la_oficina_2_1.png

 

3. Cuidar la integridad

Las acciones que llevan a cabo las organizaciones reflejan sus valores en todo momento. En este sentido, es fundamental la transparencia y oportunidad en la comunicación sobre la definición de quiénes regresarán gradualmente a las oficinas y cómo se estructurarán los turnos para uso de instalaciones (lugares de trabajo, comedores, salas de juntas, servicios sanitarios, elevadores, entre otros rubros), para atender medidas de seguridad como la sana distancia. 

Por otro lado, es importante mostrar esos valores en la forma en que se definen los lineamientos de trabajo y el apoyo que se da al talento, a los proveedores y a los socios de negocio.

 

4. Expresa las expectativas

Entender y alinear las expectativas del talento, los proveedores y los socios de negocio permite definir las nuevas reglas de operación, las métricas, los procesos e incluso adaptar las políticas que permitirán respetar las medidas sanitarias y de protección.

Es necesario alinear y acordar nuevos tiempos de respuesta y objetivos, que podrían requerir ajustes considerando el tiempo que deberá invertirse en cumplir las medidas sanitarias (traslados, desinfección al llegar, toma de temperatura, turnos para elevador, entre otros servicios).

 

Te interesa leer: Garantiza tu permanencia post COVID-19, enfoca tu operación

 

Asimismo, hay que entender y evaluar si las personas que regresen a los centros de trabajo esperan un incentivo o necesitan algún apoyo, por ejemplo, en transporte para promover traslados seguros con medidas de sana distancia, considerando que en ciertas zonas el transporte público es limitado.

En este sentido, no se trata de que el talento elija regresar para obtener un incentivo; únicamente deberían regresar quienes tienen actividades esenciales en el centro de trabajo y no puedan trabajar a distancia por circunstancias particulares.

especial_post_covid-19_2_3.png

 

5. Evalúa el tiempo y esfuerzo para el regreso

Los servicios que una persona requiriera en su regreso o aun trabajando a distancia deberán ser ágiles y expeditos; especialmente, aquellos relacionados con solicitud y entrega de equipo de protección, servicios de atención médica o detección temprana en caso de síntomas, trámites de pago de horas extras, anticipos o reembolsos de gastos (por ejemplo, para apoyo en transporte), incapacidades, seguros de gastos de médicos, entre otros.

En cuanto al personal que continuará trabajando a distancia, debe ponerse especial atención a servicios relacionados con la solicitud, entrega y mantenimiento de equipo de cómputo, acceso a plataformas, software, wifi o cualquier otra herramienta de trabajo que se requiera para realizar las labores.

Si una persona se contagiara o, lamentablemente, falleciera, la atención que se les brindara a sus familiares debería ser expedita, y los trámites a realizar, tendrían que hacerse en el menor tiempo y requerir el menor esfuerzo posible. Cuidar al talento y sus familiares permite tener embajadores de marca leales.

 

6. Resuelve 

Solucionar los retos del regreso a las operaciones es especialmente relevante cuando se planean, definen y ajustan los procesos y lineamientos, ya que generan situaciones nuevas en las cuales no hay experiencia previa. 

Tener protocolos para atender situaciones de emergencia en los centros de trabajo, sanciones por incumplimiento de medidas sanitarias y uso de equipo de protección son algunos de los principales aspectos a considerar para prepararse y apoyar al talento a enfrentar eventos disruptivos.

 

Contenido relacionado: