Jóvenes programadores

Palabras clave

Autor:
México

Se ha demostrado en distintos países que instruir a los más pequeños  o impulsarlos a...

El desempleo juvenil suele duplicar las tasas observadas entre la población adulta, pero con un agravante: afecta sobre todo a los grupos sociales más vulnerables: mujeres y personas con poca educación. Apoyar a personas de este tipo de entornos para que aprendan a programar es una forma de enfrentar el problema.

Conoce más

Se ha demostrado en distintos países que instruir a los más pequeños  o impulsarlos a que tomen cursos sobre programación les ofrece una salida laboral. Más de la mitad de quienes lo han hecho, trabaja en empresas tecnológicas y más del 40% de los asistentes decidió continuar con sus estudios universitarios.

Que se inserten los jóvenes en trabajos de alto valor agregado es un enorme desafío porque, aunque el 70% de ellos se considera a sí mismo como experto en tecnología, su definición sobre qué es para ellos saber computación se limita a cuestiones como: escribir en Word, poder ayudar a sus padres, saber qué hacer cuando se alenta la PC, saber mover el mouse, entre otras respuestas. Sorpresivamente, pocos consideraron que habilidades como crear, anticipar, inferir y tomar decisiones son necesarias para definir el saber en computación.

Cuando se les preguntó sobre la programación, el 40% de los encuestados admitió que no sabe qué significa programar. Entre quienes contestaron que sí, el 50% aseguró que para ellos programar consistía en saber usar Word y Excel y el 40% afirmó que programar es saber hacer la tarea con internet.

Ninguno de ellos aprende a programar en la escuela. Pero el 70% de los jóvenes consideró que saber programar es útil fundamentalmente por motivos prácticos como acceder a un mejor trabajo o poder estudiar informática y apenas dos de cada diez relacionó la programación con competencias esenciales para la vida como crear, resolver problemas, anticipar y tomar decisiones.

En cuanto al funcionamiento de las computadoras, apenas cuatro de cada diez chicos admitió no saber cómo funcionan.

¡ Déjanos un comentario !