Impresión 3D: 2016 será su año

Palabras clave

Autor:
Mientras Print3d se prepara para abrir tiendas locales, Make-R ya tiene casi listo su primer prototipo de consumo masivo.
Nuevos desarrollos

Hace unos años, no hubiera pasado por la mente de nadie el que se pudieran imprimir objetos como tal; hoy en día la tecnología que implica las impresoras 3D permiten hacerlo, y como negocio en expansión promete crecer 20% este año en Europa, donde ya tienen algunos casos de éxito registrados. A Latinoamérica la tecnología está apareciendo, pero ha cobrado el interés de muchos gracias a las primeras iniciativas locales para las que se están usando estos equipos y que están construyendo de a poco un mercado.

Tal como ocurrió con tecnologías predecesoras, la impresión 3D comenzó como elemento clave en el desarrollo de prototipos y equipos del área industrial, enseguida ocupó un lugar en el sector empresarial y en algunos casos se ha pensado para el uso en el sector de consumo, aunque aún es un mercado virgen en Latinoamérica.

En el caso colombiano, la tecnología de impresión 3D implica dos formas de comercialización: Do It Yourself (hazlo tu mismo) y por distribución a través de un mayorista. En ambos casos, el encargado de difundir el mensaje sigue siendo un equipo de aliados de negocios.

Por ser un mercado nuevo, están surgiendo jugadores y fabricantes que iniciaron sus empresas bajo este concepto de impresión Open Source que en poco tiempo han logrado consolidarse como empresas patentadas.

De la magia al mayoreo

Print3d Colombia SAS, nació hace dos años como iniciativa de Jaime Alberto Bermúdez, un bumangués a quién la impresión 3D le pareció algo mágico pero sin ningún referente en el país, por ello él mismo empezó a importar sus propios equipos. Actualmente, su empresa distribuye impresoras 3D, escáneres 3D, filamentos, insumos, repuestos y ofrece servicio técnico a nivel nacional de marcas norteamericanas y europeas.

La Ultimaker 2 ha sido la más vendida en su empresa este año con 72 ejemplares. Se trata de una máquina versátil no solo para personas con conocimientos en aplicaciones mecánicas o electrónicas, es sencilla de usar, fácil de mantener y muy precisa, tiene resolución de hasta 20 micras y está pensada para las Pequeñas o Medianas Empresas (PyMEs) o Centros Educativos, su costo ronda los once millones y medio de pesos.

Print 3D no tiene maquinas industriales, más bien se especializa en equipos de escritorio para hacer prototipos o modelos de alta calidad pero sin altos costos.

“Nosotros distribuimos máquinas desde $1.900.000 en adelante; nuestra misión como empresa es asesorar al comprador para que la máquina que va a comprar se adapte a lo que el desea”, dijo Bermúdez

En el mercado de insumos, existe gran variedad de vendedores, sin embargo el vocero recomendó comprar productos americanos y europeos que no bloquean el extrusor de la impresora. Los equipos que funcionan por Deposición de Material Fundido, (FDM), usan rollos de filamento de generalmente 10 kilos, que cuestan entre $90.000 y $150.000 dependiendo de la calidad.

Para calcular los costos de la impresión, el mayorista recomienda usar una regla de tres muy sencilla la cual dice que por cada centímetro cúbico de impresión, se utilizan aproximadamente 1.04 gramos de material.

Print 3D tiene representantes en cinco ciudades de Colombia, Cali, Bogotá, Barranquilla, Medellín y en Cúcuta, cuentan con 182 clientes a nivel nacional, sobretodo corporativos, PyMEs y grandes empresas que requieren un máquina para mejorara sus procesos.

Hacia 2016 la meta más ambiciosa de esta marca es abrir puntos comerciales en las ciudades donde tiene presencia, para que las personas puedan interactuar con las máquinas, su segunda meta es producir los insumos a nivel local, para ello están buscando asociarse con fabricantes conocidos que consideren trasladar parte de su operación a Colombia. Una de las marcas a quienes se ha acercado es a IC3D, fabricante de ADS de alta calidad con un proceso patentado.

Make-R para gomosos de impresión 3D

Esta empresa nació como una iniciativa Open Source de Hardware, con un enfoque educativo para promover el desarrollo tecnológico en América Latina, uno de sus objetivos es que los usuarios desarrollen las impresoras por su propia cuenta para mejorar la experiencia del usuario.

En palabras de su gerente general, Carlos Camargo, impresión 3D es una tecnología que permite materializar una idea en mente, transforma un bit en átomos y cómo lo hace, como la manga de un pastelero haciendo un pastel, vuelve tangible lo intangible.

Sobre su forma de comercialización, Camargo tiene claro para masificar su mercado tienen que entrar por el canal de distribución tradicional, sin dejar de lado la idea con la que nacieron de educar a las personas, por ello ya están trabajando en un producto de marca propia con el cual llegarán a los resellers y al retail. Será una impresora 3D básica con una pantalla integrada, un mini computador , apoyándose en un dispositivo Raspberry Pi.

La compañía ha conquistado otras ciudades con su Kit “Do it Yourself, impresora 3D prusa Tairona”, la gente que tuvo la iniciativa de adquirirlo se convierte en representante de la marca y esto disminuye los costos de poner operaciones en otros territorios, en cuanto a esfuerzo y dedicación.

Este modelo les ha permitido tener gente de confianza y es el mismo que esperan replicar en Latinoamérica, donde quieren enseñar a la gente en los talleres con un producto base, para después convertirse en sus proveedores.

El Kit Prusa Tairona, tiene un costo de 1.600.000, US$475, si la gente no se atreve a armarla puede tomar un taller de dos días o comprarla ensamblada por un valor de $2.150.000, en el caso de hacer el curso o adquirirla lista para usar, el precio es el mismo para que la gente prefiera educarse.

En cuanto a los insumos, esta impresora también es de extrusor y usa materiales como el ABS, con que se hacen las fichas Lego y el PLA, Ácido Poli Láctico Bio degrabale, que tiene un costo de $80.000 pesos por kilogramo de filamento, para darnos una idea de su rendimiento, con esta cantidad se podrían imprimir 400 carcasas para iPhone porque no tienen mucho peso.

En cuanto al tema de impresión de comida, Make-R espera el próximo año lograr desarrollos de la mano de una empresa de cadenas de comida

TIPOS DE IMPRESIÓN 3D

  • Impresoras 3D por Estereolitografía (SLA): Consiste en la aplicación de un haz de luz ultravioleta a una resina líquida (contenida en un cubo) sensible a la luz. La luz UV va solidificando la resina capa por capa. La base que soporta la estructura se desplaza hacia abajo para que la luz vuelva a ejercer su acción sobre el nuevo baño, así hasta que el objeto alcance la forma deseada. Con este método se consiguen piezas de alta calidad se desperdicia cierta cantidad de material en función del soporte que sea necesario fabricar.

  • Impresoras 3D de Sinterización Selectiva por Láser (SLS): Esta tecnología se nutre del láser para imprimir los objetos en 3D. Pese a ser similar a la tecnología SLA, permite utilizar un gran número de materiales en polvo (cerámica, cristal, nylon, poliestireno, etc.). El láser impacta en el polvo, funde el material y se solidifica. Todo el material que no se utiliza se almacena en el mismo lugar donde inició la impresión por lo que, no se desperdicia nada.

  • Impresoras 3D por Inyección: Este es el sistema de impresión 3D más parecido a una impresora habitual (de tinta en folio), pero en lugar de inyectar gotas de tinta en el papel, inyectan capas de fotopolímero líquido que se pueden curar en la bandeja de construcción.

  • Impresión por deposición de material fundido (FDM): La técnica aditiva del modelado por deposición fundida es una tecnología que consiste en depositar polímero fundido sobre una base plana, capa a capa. El material, que inicialmente se encuentra en estado sólido almacenado en rollos, se funde y es expulsado por la boquilla en minúsculos hilos que se van solidificando conforme van tomando la forma de cada capa. Es la técnica más común en cuanto a impresoras 3D de escritorio y usuarios domésticos se refiere. Aunque los resultados pueden ser muy buenos, no suelen ser comparables con los que ofrecen las impresoras 3D por SLA, por ejemplo. La ventaja es que esta tecnología permite poner la impresión 3D al alcance de cualquier persona con impresoras como la CubeX, Prusa o cualquier impresora de RepRap. Actualmente se utilizan una gran variedad de materiales, entre los que predominan ABS y PLA.