Grupo Mainbit crece en servicios, apunta al mercado externo

Palabras clave

INE
Contenido patrocinado: 
Autor:
A través de distintas razones sociales, Mainbit participa en proyectos de gobierno, energía, innovación tecnológica y crece su oferta en las áreas de señalización digital y captura de datos
Multifacético negocio de TI

José Antonio Sánchez, presidente corporativo de Grupo Mainbit, atiende múltiples frentes: coordina la actividad de la empresa como integradora de soluciones tecnológicas y prestador de servicios administrados a clientes del sector público y privado; lidera el desarrollo de la oferta tecnológica de la marca EC Line y la propuesta comercial del mayorista ROM Refacciones.

INFORMACION

Busca ser un jugador destacado en la industria energética como aliado tecnológico de empresas transnacionales y mexicanas a través de Mainbit Energy, razón social que inició operaciones en 2017; personalmente, Sánchez competirá para ser Presidente Nacional de Anadic y aspira a fundar una Cámara de la Industria Mexicana de Tecnologías de la Información y Comunicaciones.

Como grupo empresarial opera 11 razones sociales.

“Somos distribuidores, integradores, mayoristas y fabricantes”, acentuó Sánchez, y la idea es que los clientes encuentren todas las soluciones que necesitan con un solo proveedor.

Como integrador

El integrador de infraestructura y servicios de TI inició el año firmando la licitación para proveer servicios administrados de equipos de cómputo al Instituto Nacional Electoral (INE) durante un lapso de 36 meses. Se trata de la infraestructura de hardware que se empleará en la contienda electoral que se realizará en el mes de julio próximo. El contrato se basa en la proveeduría de equipos de escritorio y portátiles para el centro de prensa, el registro nacional de electores y los 300 distritos electorales, que comprenden cinco mil equipos adicionales a la licitación anterior que se renovará, a los que se instalará el software que el INE les proporcione.

“Nosotros no tendremos injerencia en el área de cómputo central del INE, ni en el software del PREP, ellos son los responsables del software que van a instalar; solo nos haremos cargo de los equipos- detalló el ejecutivo, y ahondó en que estos serán de la marca Lenovo: 70% de escritorio y 30% portátiles, y que los términos estipulan 48 horas para dar servicio en caso de falla. En su mayoría se trata de equipos Windows, y algunos basados en Linux.

Pioneros en Servicios Administrados

Grupo Mainbit participa en el mercado de servicios administrados de tecnología desde el año 2001 a raíz de que en países desarrollados se dieron cuenta de que la adopción tecnológica no iba a la par de la innovación en la materia, principalmente por temas de costo de adquisición, mantenimiento de la base instalada y obsolescencia, de ahí que comenzaron a migrar de un modelo de adquisición a otro de arrendamiento o pago por uso del servicio tecnológico.

En el caso de México, el de los servicios administrados de tecnología, sobre todo en el sector público, Grupo Mainbit lo observa como un mercado en desarrolló, debido a que, en el gobierno, se exige que cada tres años se renueve la base instalada, lo que significa un negocio recurrente.

Para soportar la inversión que los proyectos de servicios administrados demandan, el corporativo cuenta con una arrendadora propia y líneas de crédito abiertas con otras empresas del ramo que entienden el modelo de los servicios administrados.

Sánchez afirmó que si bien, tanto iniciativa privada como gobierno requieren este tipo de servicios, cada mercado tiene requerimientos y niveles de servicio particulares.

“Hay quienes requieren niveles de servicio en software, otros en seguridad, unos más en energía, otros en redes; por ejemplo, en una dependencia de gobierno al secretario y el subsecretario se les tiene que atender en una hora, otro nivel puede esperar de dos a tres horas, en las oficinas que están fuera del CDMX la atención puede ser hasta de cuatro horas, y en oficinas que no están en las capitales la atención puede ser hasta en un día.”

Al integrar 11 razones sociales el reto para el Grupo es mantener la calidad en el servicio, y eso requiere especialización y control de la base instalada.

Desde su perspectiva, la iniciativa privada está a la par de la evolución tecnológica: los sectores agropecuario, de salud y la aeronáutica tienen la tecnología incrustada y están interesados en aspectos como la Internet de las Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA), con base en ese tipo de demandas Grupo Mainbit fundó la empresa Innbit, que tiene un año operando con personal calificado en ingeniería, robótica, mecatrónica, desarrolladores de software, quienes básicamente atienden a clientes de la iniciativa privada.

“Nacimos como distribuidores, después arrancamos con las soluciones, ahora esas soluciones se rentan; tratamos de ponernos a la par de los países industrializados y empresas transnacionales que ya están adoptando Internet de las Cosas e Inteligencia Artificial y que ya tienen la orden de implementarlo en sus operaciones en México”, dijo.

Innbit entonces, nació como una necesidad que nosotros detectamos en el mercado de aterrizar las tendencias en casos de uso práctico.

Como especialista

A mediados de 2017 comenzó a operar Mainbit Energy, otra razón social del corporativo que busca ser aliado tecnológico de las empresas transnacionales y mexicanas que apuesten por la apertura energética en el país.

El portafolio de Mainbit Energy está en proceso de consolidación, actualmente están en pláticas con Schneider Electric para lanzar soluciones de medición de energéticos eléctricos, fósiles y limpios, la idea es ir en conjunto como una marca más fortalecida que llegue a esta industria que definitivamente necesita tecnología.

Hoy la nueva compañía está en fase de planeación y, probablemente, a finales de 2018, dispondrá de un portafolio de soluciones.

Como mayorista y fabricante

Sánchez se mostró complacido de los cambios que ha hecho Mainbit en Grupo ROM, mayorista de refacciones que adquirió en el año 2015 y cuya oferta ha renovado. Con esta adquisición sumó también la marca EC-Line que tiene oficinas y fábricas en Asia para productos de nivel de entrada en materia de punto de venta:

“Cuando compramos la empresa tenía una oferta de cajones de dinero, accesorios e impresoras, pero lo importante son las terminales. Antes estas se basaban principalmente en Windows, hoy ya tenemos sistemas basados en Android, que son más económicas, y contamos con alianzas con fabricantes de software como My Business POS para ofrecer una solución completa”, señaló Sánchez.

Afirmó que este año su objetivo es completar algunos proyectos importantes en países como Ecuador y Uruguay con el apoyo de Ingram Micro, y dar seguimiento a los pedidos de otros países de América Latina. Hoy, el 40% de las ventas de la marca EC-Line se realiza en países diferentes a México y, para crecer la cifra estudia la conveniencia de comercializar la marca en Estados Unidos.

En junio de este año, EC Line ampliará su oferta con una línea de tabletas basada en el sistema operativo Android que venderá exclusivamente a través de Ingram Micro; además incursionará en productos de captura de datos y señalización digital. Su idea es fabricar no solo las pantallas sino desarrollar también el software.

Informó que EC-Line registra crecimientos de dos dígitos año con año desde su adquisición y, para mantener ese ritmo busca alianzas con nuevos mayoristas. Al momento, inició negociaciones con ScanSource para que se sume a empresas como Grupo CVA, CT Internacional y Tech Data que ya comercializan la marca.

El gigante de los negocios

Con 28 años en el mercado Grupo Mainbit opera 11 razones sociales a través de las cuales entrega soluciones y servicios de tecnología a diferentes verticales de negocio. Cuenta con dos mil 700 colaboradores repartidos entre Mainbit, empresa de servicios de infraestructura y piedra angular de la organización, y las demás razones sociales, de las que destaca, Security One enfocada en seguridad, servicios biométricos y de identidad; Mainbit Servicios, que se encarga de la parte administrativa de servicios administrados y personal calificado; también tiene un centro de datos Cloud Data desde donde da servicios de infraestructura y nube; Innbit que se especializa en innovación tecnológica; es mayorista de refacciones a través de Grupo ROM, empresa que compró hace tres años, también es fabricante de EC-Line, marca de equipos para punto de venta, data capture y digitalización visual.

Opera oficinas en Taiwán, Hong Kong, Shenzhen y oficinas de distribución en Ámsterdam, Holanda, para surtir soluciones OEM de soluciones de punto de venta en países como Ucrania y Rusia. Desde Miami atiende al mercado de América del Sur. En México tiene presencia en las ciudades de Guadalajara, Monterrey y cuatro oficinas en la Ciudad de México.

En estos 28 años ha logrado proveer soluciones y servicios de TI a empresas de la iniciativa privada (43%), también a gobierno (57%). Trabajar con este último cliente le ha obligado a tener personal calificado, procedimientos basados en ITIL 3.0, certificados ISO o de calidad en mesa de ayuda, call center, lo que les demanda una certificación continua y apoyo de los fabricantes con los que participa.

Mainbit tiene un centro de certificación para su personal, pues al tener más de 2 mil 500 empleados, requiere poder mantenerlo entrenados, sobre todo a los de nuevo ingreso.

¿Qué tan avanzado está México en Transformación Digital?

En opinión del Presidente Corporativo de Grupo Mainbit, el Gobierno Federal va muy lento en materia de Transformación Digital, pese a que hubo avances con la Estrategia Digital Nacional, e iniciativas de sexenios anteriores como ‘México Conectado’. “Aunque si están haciendo cosas, va más lento que la iniciativa privada”, afirmó.

“Dentro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes debería haber una subsecretaría de Tecnología que fuera el órgano rector para que a nivel estatal y municipal creará las bases para establecer un gobierno digital”, afirmó.

Reivindicar a la Anadic

Otro interés de José Antonio Sánchez es el de contender y lograr la presidencia nacional de la Anadic, pues está convencido de que no se ha logrado una representatividad de la industria ante las autoridades a pesar de los esfuerzos que se han hecho, lo cual es necesario para la industria nacional.

“Las cámaras y asociaciones que hoy existen están para los intereses de los fabricantes y no necesariamente de la industria nacional y la necesitamos- y ahondó- estamos en la sexta ronda de conversaciones del TLC y vemos que hay un grupo de empresarios de otras industrias, pero nadie que esté hablando de la industria TIC”.

A la Asociación, Sánchez le quiere brindar sus 30 años de experiencia en la industria y cinco años más en organizaciones de empresarios entra las que ha sido consejero de un banco y parte del consejo de la comunicación.

De ser elegido por los miembros de la Anadic como presidente nacional, elaboraría un proyecto incluyente, convocaría a todos los actores, grandes, chicos y medianos del país para que se establezca una meta conjunta.

“Políticamente hablando necesitamos una voz, una representación en las cámaras y en los grandes consejos de empresarios que forman este país”, subrayó.

Entre sus planes está organizar a la Asociación por sectores: pequeña, mediana y gran empresa; luego por verticales: compañías de software, de infraestructura, seguridad, carriers, centros de datos; se crearía una base de datos de los niveles académicos de los ingenieros, de las certificaciones y especialidades que existen, y al final todo se manejaría por delegaciones. Lo ideal sería tener una delegación por cada estado de la República, aunque habrá los que requieran dos delegaciones por su tamaño. Con una estructura así habría cabida para todos, desde el más chico hasta el más grande y todos podrían ser escuchados y canalizados para que sean resueltas sus problemáticas.

Hoy la Asociación está redefiniendo objetivos, reglas, pues desde su punto de vista, así como hubo personas que aportaron mucho tiempo y mejoraron las cosas como Javier Vargas y Francisco Wilson, hubo otros que, desde su punto de vista, la ‘traicionaron y la robaron’.

“Al final del día, vamos a aprovechar la experiencia de la gente que hizo bien las cosas, vamos a tratar de meter en orden a los que las hicieron mal”, afirmó.

“Habrá que ver qué pasó ahí, darnos una vuelta por el pasado y el que haya hecho las cosas mal, fuera de la ley las va a tener que pagar -y subrayó- no soy ninguna autoridad judicial pero sin lugar a dudas habrá pruebas, testimonios, documentos que demuestren quién hizo mal las cosas y pues tendrá que pagar los platos rotos, porque no es justo que el trabajo de años de mucha gente se lo haya llevado a la basura en dos o tres años un grupo de hampones”.

Contenido relacionado:

¡ Déjanos un comentario !