Google Fit medirá tu frecuencia cardiaca y respiratoria, sin necesidad de un smartwatch

Palabras clave

IA
Contenido patrocinado: 
Autor:
Todo lo que necesita Google para tomar estos datos es una serie de sensores del móvil y algoritmos.
Lo veremos primero en los teléfonos Pixel

Xataka.- Google ha anunciado una serie de nuevas características para su app Google Fit. La app de salud y deporte de la compañía permitirá a partir del próximo mes utilizar directamente la cámara del móvil para registrar la frecuencia cardiaca y respiratoria de una persona. Funciones para las que hasta ahora se requería de sensores especiales, un smartwatch o dispositivos similares.

Las dos funciones de lectura de datos están preparadas para ser lanzadas al público el próximo mes, según ha indicado Google. Lo veremos primero en los teléfonos Pixel, que recibirán la actualización estas próximas semanas. Posteriormente llegarán estas características de Google Fit también a otros dispositivos con Android 6 o una versión superior. Eso sí, no hay fecha para ello más allá de un "en los próximos meses".

Con estas dos nuevas funcionalidades será posible obtener datos de utilidad sin tener que disponer de un dispositivo extra. Actualmente los relojes inteligentes, algunas pulseras cuantificadoras o directamente dispositivos medicos son los encargados de medir frecuencia cardiaca o respiratoria. Con la llegada a Google Fit será posible obtener estos datos sin necesidad de adquirir un dispositivo extra.

Todo lo que necesita Google para tomar estos datos es una serie de sensores del móvil y algoritmos. Y es que la cámara del smartphone es la encargada de recopilar los datos y una IA después los procesa para entender mejor la frecuencia cardiaca y respiratoria del usuario.

google_fit_2.png

Te interesa leer: LG y Google entran juntos al mercado de los smartwatches

Para tomar la frecuencia cardiaca con el móvil el usuario tiene que enfocar la cámara en la yema del dedo. La cámara detecta los latidos cardíacos a través de la fotopletismografía. Aquí cambios menores en el color óptico de la sangre permiten saber los cambios en el volumen de sangre. Dicen Google que el margen de error aquí es del 2%.

En cuanto a la frecuencia respiratoria, el usuario tiene que sostener la cámara frontal enfocando su cabeza y pecho, al estilo de un selfie. A partir de ahí la cámara registra el ascenso y descenso del pecho durante 30 segundos. Según Google, el margen de error es de una respiración por minuto.

 

Contenido relacionado: