Emprendedores al servicio del medio ambiente

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
La impresión 3D comienza a emplearse para producir en laboratorios alimentos cárnicos y productos lácteos
Autor:
Comienza a tomar auge la sustitución de granjas y fábricas a través de la impresión 3D o del cultivo de células madre, para producir alimentos cárnicos y productos lácteos a fin de frenar el cambio climático
Técnicas de laboratorio

La forma en la que nos alimentamos está causando graves problemas a nuestro planeta, por lo que cada vez más consumidores están reevaluando lo que implica ingerir proteína de origen animal.

El informe “Mintel Global Food & Drink Trends 2018” ha identificado dos tendencias clave en el sector de la alimentación y bebidas:

  • Productos seguros, éticos, naturales y sostenibles medioambientalmente, que no acarreen maltrato social o animal en ninguno de los eslabones de su cadena de producción.
  • Sustitución de granjas y fábricas, a través de la impresión 3D o del cultivo de células madre, para la producción en laboratorios de alimentos cárnicos y productos lácteos.

La economía del año 2030 se basará en las innovaciones técnicas que emergen de los laboratorios actuales, los emprendimientos y las empresas de tecnología. Estas tecnologías madurarán y proliferarán durante la próxima década, cada una con el potencial de generar cambios importantes. Combinadas, estas tecnologías habilitarán cambios a gran escala en la economía mundial, opinó Marcela Perilla, vicepresidenta de Ventas Comerciales en Dell Technologies Latinoamérica.

Yadira Peña, alumna del MBA de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, señala que la ganadería es una de las principales causantes del cambio climático, junto con la deforestación, la contaminación el consumo de agua, la pérdida de hábitats y la extinción de especies. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es responsable del 14.5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (7.1 gigatoneladas CO2-eq por año).

Te interesa leer: Microsoft impulsa la sostenibilidad en sus productos y servicios

Para revertir esta situación, la carne de laboratorio presenta ventajas respecto a la carne tradicional en cuanto a trato animal, condiciones sanitarias, protección medioambiental y económicas. Este tipo de productos atraerá sobre todo el interés de los consumidores preocupados por la sostenibilidad y conscientes del bienestar animal, pero que quieren comerse una hamburguesa de carne, eso sí, sin que el sabor, apariencia y textura se vean comprometidos.

Esta alternativa de proteína animal todavía no se encuentra disponible para el consumidor debido a que aún no es un negocio escalable usando la tecnología actual, pero ya hay empresas interesadas en el desarrollo de esta tendencia. Mosa Meat, por ejemplo, es una startup holandesa que sigue en esta línea de investigación y prevé lanzar su hamburguesa de laboratorio dentro de 3-4 años. Además, existen propuestas de compañías exitosas que elaboran ya sustitutos de la carne basados en proteínas vegetales como Impossible Foods, Beyond Meat y The Vegetarian Butcher.

La alimentación necesita innovación disruptiva. Atender a las tendencias alimentarias representa una oportunidad de ofrecer productos más sostenibles, presentar alternativas innovadoras para que nos alimentemos de comida deliciosa y saludable que sea buena para todos los seres humanos, los animales y nuestro planeta. Podemos ser parte de la solución del cambio climático con una innovación disruptiva que tanto hace falta en la alimentación.

Ya se cocinó, que no se tire

Too Good To Go es una aplicación que sirve para aprovechar la comida que iba a ser tirada a la basura, nació hace 3 años y ya ha salvado 15.000 toneladas de comida que, de otra forma, habría acabado en la basura.

Los restaurantes, panaderías o supermercados cuelgan sus ofertas en la aplicación y los usuarios reservan un paquete de un kilogramo de comida "sorpresa", que acuden a recoger a la hora que les indican.

La herramienta pone en contacto establecimientos que tienen un excedente alimentario con usuarios que se acercan a salvar esa comida y evitar que se tire, y es que un tercio de toda la comida que se produce acaba en la basura. Esta solución permite a los proveedores ganar dinero por algo que iban a desechar y a los clientes ahorrar.

Al pedir una pizza con su aplicación ayudas, al igual que el establecimiento, a solucionar un problema de sostenibilidad.

La iniciativa de estos jóvenes transforma el consumo y afecta a todos los sectores que intervienen en la preparación de la comida desde industrial, transporte, hasta almacenaje... Es decir, todo eso es energía que se utiliza, es agua y eso conlleva emisiones de gases de efecto invernadero.

Too Good To Go es un caso de éxito que cuenta con más de 10 millones de usuarios en 11 países, colabora con 24.000 proveedores y ha salvado 15.000.000 de paquetes de comida.

Uno para varios

Hoop, una empresa emergente de vehículos compartidos, promueve que los trabajadores de la misma zona se desplacen juntos. Nathan Lehoucq, director general de la compañía señaló que en el tráfico todos comprobamos que regularmente siempre va una persona en cada coche.

La aplicación conecta personas para que compartan el trayecto, no importa realmente de quién sea el vehículo, sino que vaya ocupado por completo.

Se paga por trayecto realizado y los usuarios eligen si ser conductores o pasajeros.

En emisiones ofrece un algoritmo que calcula, en función de la etiqueta del coche de los usuarios, exactamente las emisiones que se ahorra.

Cada pasajero supone un 20 % de ahorro de emisiones y, anualmente, el ahorro en combustibles es de más de mil dólares.

Renta tu guardarropa

Una de las socias fundadoras de Ecodicta tenía reuniones de trabajo cada día y necesitaba mucha ropa diferente, de ahí le surgió la idea de un servicio de moda sostenible en el que los inscritos paguen por uso y no por producto.

José Manuel Fuertes señaló que el principio es que los interesados paguen por algo que van a utilizar, no por algo, que en el fondo, va a llenarse de polvo.

La aplicación ofrece suscripciones mensuales en función de las preferencias de los usuarios, que eligen los productos en la web. "La ropa que menos contamina es la que ya existe", afirma.

El grupo de emprendedores busca una solución de moda sostenible, en la que se cuide desde los lavados hasta el ciclo final de uso de la ropa, que se recicla para que nunca acabe en un vertedero ya que la mayoría de los plásticos que se vierten al océano proviene de la elaboración de prendas para vestir.

Contenido relacionado: