Dinamitemos el “techo”

Palabras clave

num revista: 
1168
seccion revista: 
Autor:
México

...

El 16% de los startups que se crearon en la Ciudad de México en el 2017 fueron emprendimientos de mujeres, mismo porcentaje que se tiene en Silicon Valley en EUA. Ser mujer y liderar un startup es una historia de reto y, muchas veces, un viaje en solitario.

INFORMACIÓN

Las mujeres fundadoras de startups seguimos siendo, en número, menos que los hombres y nos enfrentamos a retos y a situaciones que ellos ni siquiera se plantean.

En este camino de emprendimiento, además de las preguntas incómodas sobre qué pasaría si nos embarazamos o si estamos casadas o no, o la poca confianza que nos tienen como líderes por el solo hecho de ser mujeres, también enfrentamos la dificultad para acceder a financiamiento.

Las compañías a cuyo frente está una mujer acceden a menor cantidad de recursos que las que encabezan hombres; en el año 2016 las compañías con al menos una fundadora levantaron 19% de todos los fondos semilla, 14% de los fondos de riesgo y 8% de los fondos de riesgo para etapa tardía.

En México al menos 21 fondos de inversión participan en 49 startups que tienen al menos a una mujer como fundadora con base en información recopilada por el fondo de capital de riesgo ALLVP.

Aunque existen mujeres inversionistas, no son suficientes. Volvemos a lo mismo, los dólares que se van a empresas fundadas por mujeres sólo constituyen el 10% del total que se va en financiar startups regionales.

Como mujer, liderar una empresa nos enfrenta a la necesidad de establecer una postura frente al machismo y al “techo de cristal”, la limitación velada para ascender dentro de las organizaciones que tenemos y que, por supuesto todavía es una realidad en el mundo de los negocios. ¿Qué se necesita para dinamitarlo? Que las mujeres aprovechemos nuestras fortalezas y las pongamos en la mesa, además de entender que es algo que no se va a resolver de un día para otro.

¡ Déjanos un comentario !