“Deja de hablar y ponte a chambear”

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Juan Luis Tron, ejecutivo en Tripp Lite México
Autor:
En 2017 TrippLite México aumentó el número de líneas de producto que ofrece en el país, la estrategia le permitió aumentar sus ingresos por ventas, superando la expectativa corporativa.
Estrategia de negocio

El año pasado, al equipo de ejecutivos que dirige Juan Luis Tron en Tripp Lite México le impusieron el reto de posicionar en México todas las líneas de producto que el fabricante comercializa, no sólo las soluciones de energía, sino gamas de producto tan diversas como mobiliario, soportes para monitores y equipo de cómputo, cables, bobinas, sistemas de enfriamiento, gabinetes y más.

En el Foro Infochannel Tour 2018 en León, Guanajuato, el Director General de la compañía presumió que su equipo superó la expectativa corporativa y batió récord en ventas de todas las líneas, la estrategia fue aumentar aún más la cercanía con los clientes, sobre todo los corporativos ante la caída de presupuestos en gobierno, garantizar la disponibilidad de inventario, y empaparse de las necesidades y posibles oportunidades de venta cruzada en mercados verticales.

“Aunque en la oficina ya me tachan de negrero, la consigna es y seguirá siendo escuchar y responder a los clientes, visitarlos y promover todas las líneas: Cables, PDU´s, KVM´s, Racks, Soportes, Cooling como parte importante de soluciones para centros de datos y señalización digital”, afirmó.

Te interesa leer: Tripp Lite ¡En todo tipo de soluciones!

A los asistentes, Tron les compartió la recomendación que hace a sus colaboradores: “Dejen de hablar y pónganse a chambear” para tener resultados sin poner de pretexto las situaciones comerciales, políticas o de inseguridad que priven en el país o en el mundo.

Les aconsejó poner atención en sus empresas a lo que denominó como “los terribles agujeros negros” en las áreas de compras cuando no se tiene control de los precios y promociones que se manejan, lo mismo que de la disponibilidad de producto con que se cuenta.

Les pidió mantener su almacén bajo control, deshaciéndose de productos obsoletos y negociando con mayoristas el cambio de un producto de baja rotación por otro que tenga mayor demanda.

También destacó cuidar el soporte de garantías que ofrecen, evitando hacer cambios a lo loco y cuidando los tiempos que tienen para hacerlo, además de optar trabajar u ofrecer los productos de marcas que apoyen este tipo de servicios.

En el aspecto financiero les pidió evitar ser víctimas de los créditos, sobre todo evitar adquirir préstamos a tasas altas e invertir con lógica o siguiendo un plan que beneficie a la organización sin lesionar su capital o el del fundador.

En paz con Lolita

Un de los principales consejos que hizo Tron a los canales es el de ocuparse de llevar correctamente la contabilidad de la empresa, pagar impuestos y evitar sorpresas por multas y recargos, sobre todo ante las leyes en vigor que sancionan con penas de cárcel las omisiones o procedimientos anómalos que se puedan cometer.

Otra buena práctica que recomendó es la de entrenar correctamente al personal y motivarlo para que se comprometa con la organización. En las áreas de ventas planteó ocuparse de tener clara la información y analizar el comportamiento de los clientes para deshacerse de los que no aportan, pero si generan problemas de cobranza y de cartera vencida.

En los departamentos de servicios pidió que se tenga claro que la actitud de una mala secretaría o de un empleado de mensajería o servicio técnico puede echar por la borda la labor de ventas y malograr la relación con los clientes, de ahí que sea clave perfilar correctamente a todos y cada uno de los colaboradores, haciéndoles patente el papel que juegan para que la empresa logre sus objetivos.

Te digo Juan…

A los líderes de las empresas del canal de distribución, Juan Luis Tron les recomendó estar abiertos a aprender nuevas cosas para mantenerse actualizados, a creer en lo que hacen para que valoren lo que su organización les aporta como personas y empresarios, a dejar atrás sus años de gloria y ocuparse de generar nuevas oportunidades.

Los conminó a soñar a cuestionarse la razón de hacer las cosas, la importancia de llevarlas a cabo y a poner en la balanza lo que están dispuestos a sacrificar para lograrlo. Sobre todo, les recomendó ser disciplinados y hacer de la disciplina una bandera en su empresa.

Contenido relacionado:

¡ Déjanos un comentario !