¿De qué se deben proteger los automóviles autónomos?

Palabras clave

IPS
Fortinet
Autor:
Los vehículos sin conductor representarán el 25% del tránsito para el 2030
Ciberataques a coches autónomos

En la época del Internet de las cosas es imperativo considerar medidas de seguridad para evitar ataques y los autos no son la excepción.

INFORMACIÓN

La realidad de autos que no necesiten de un conductor está cada vez más cerca: actualmente ya hay vehículos conectados a la nube y con asistentes virtuales que hacen del conducir una tarea cada vez más sencilla. De acuerdo con Gartner, los vehículos sin conductor representarán el 25 %, aproximadamente, de los vehículos de pasajeros en uso dentro de mercados maduros para el 2030.

Según Eduardo Zamora, director general de Fortinet México, empresa dedicada a la protección de redes y usuarios, para los hackers, los automóviles sin conductor representan otra gran oportunidad para causar estragos. Garantizar la seguridad de los conductores contra ciberamenazas se ha vuelto un enfoque primordial de desarrollo, así como un gran reto para las industrias automotrices y de seguridad.

Los automóviles sin conductor dependen de sensores, radares, mapeo GPS y una gran variedad de inteligencia artificial que les permite auto conducirse. El problema empieza con los hackers que pueden acceder al vehículo de forma remota y comprometer uno de los sistemas a bordo, lo que daría como resultado un amplio rango de amenazas que van desde el robo de información personal y comercial, hasta el riesgo físico de las personas y su propiedad.

Los automóviles inteligentes cuentan con diversos y distintivos sistemas a bordo, como los sistemas de control del carro, de entretenimiento e incluso sistemas de terceros cargados a petición del dueño. Hasta cierto punto, estos sistemas necesitarán participar en la interacción para dar vida a nuevos servicios, mismos que podrían ser administrados y monitoreados de cerca por los firewalls y Sistemas de Prevención de Intrusiones (IPS por sus siglas en inglés), los cuales pueden distinguir perfectamente, dentro del área de red del automóvil, entre comunicaciones legítimas y normales de las actividades ilícitas.

La infraestructura de conectividad usada por el vehículo, probablemente estará basada en las, ya bien establecidas, redes de celulares como los servicios de datos 3G o 4G. Un ataque dirigido sobre o a través de la red celular, podría disparar una falla crítica a la seguridad en, literalmente, miles de vehículos en movimiento al mismo tiempo.

Finalmente se necesitará Identidad de alta seguridad y sistemas de control de acceso adecuados y diseñados para las máquinas, no para la gente.

Contenido relacionado: