¿Cómo liberarse de servidores zombies en la empresa?

Palabras clave

Autor:
Una base de datos puede tener hasta 30% de servidores inactivos
Servidores zombies

 

Jack Pouchet, vicepresidente de Desarrollo de mercados de Emerson Network Power, utiliza el término “servidores zombies” para referirse a aquellos que están inactivos o son poco utilizados. Estos consumen energía, un valioso espacio, y capacidad de enfriamiento, lo que se traduce en un impacto negativo para la productividad del centro de datos, y costos extra en las empresas.

El centro de datos, la sala de computadoras, y el armario de red promedio pueden tener hasta un 30% de servidores zombies. Sin embargo, un sistema de distribución de energía inteligente, que trabaja junto con una solución de DCIM (gestión de la infraestructura de los centros de datos), puede monitorear cada enchufe de las PDU para encontrar y eliminar a esos zombies.

El ejecutivo explica que el proceso para exterminarlos empieza por la determinación de algunos puntos clave del perfil de consumo de energía de los servidores: dormidos, inactivos, en modo de ahorro de energía (Aplicación OEM), carga parcial, modo normal, y pico. Entonces se valida la información con un medidor de potencia en los enchufes de las PDU inteligentes, se establece un grado de certeza, y se comienza a recolectar datos en tiempo real a través de la interfaz de la PDU y de DCIM.

Los datos podrían mostrar que el consumo energético del servidor es de 2.5 amperios a 208V CA. En algunos casos, los datos reales y de prueba pueden indicar una carga baja en 2.9 amperios y en modo “normal” por encima de los 3.3 amperios. Si esto pasa se debe configurar el monitoreo con DCIM para que se active un reloj cuando el dispositivo exceda los 2.8 amperios.

Pouchet considera que es importante que los responsables de los centros de datos añadan reglas adicionales en la solución de DCIM, las cuales deben alertar del estado de servidores inactivos a la administración local de TI y al propietario identificado cada 30 o 60 días. Si no se identifica al propietario, se comienza una búsqueda diligente.

Si a los 90 días está inactivo, los administradores de TI recibirán un informe, si se extiende a los 120 días, se puede apagar el servidor. A los 150 días de inactividad, el sistema de DCIM enviará una notificación sobre el inminente apagado, y a los 180 días la herramienta lo apagará. Aunque el ejecutivo considera que 90 días es mucho tiempo, recalca que las reglas y políticas varían y son determinables por la organización.

Después de lo mencionado, se debe quitar el servidor, limpiar los datos, y devolverlo al proveedor. De esta manera, se habrán liberado los recursos de los sistemas críticos de potencia y de aire acondicionado en el centro de datos, así como espacio que podrá ser aprovechado con mejores servidores. Pouchet recomienda automatizar los componentes clave de Energy Logic 2.0

El ejecutivo concluye con un consejo: “Tal vez quiera tomar en cuenta una red fuera de banda para su infraestructura crítica. Por esto, es crítico que consulte a su experto en seguridad de DCIM antes de pasar los firewalls.”

Contenido relacionado: