China: ¿Cuándo volverá a la normalidad?

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Los efectos no solo se sienten en China, pues también afectan a empresas como Apple, General Motors y Adidas
Autor:
Aunque en China han empezado a remitir los contagios por COVID-19 y la situación se estabiliza, importantes fábricas de aparatos electrónicos que se encuentran repartidas en el país todavía no han logrado volver a la normalidad.
COVID-19

En los meses previos en los que el gigante rojo detuvo su actividad productiva para hacer frente a la epidemia de coronavirus quedó demostrado que China es el principal proveedor de tecnología y componentes electrónicos del planeta entero.

El efecto que tendrá la decisión que tomaron las autoridades asiáticas en la disponibilidad de productos tecnológicos aún está por verse a cabalidad, pero ya compañías como TrendForce calculan que en el primer trimestre de 2020 los envíos mundiales de dispositivos como los relojes inteligentes decrecieron 16%; portátiles 12.3%; bocinas inteligentes 12.1%; smartphones 10.4%; consolas de videojuegos 10.1% y Televisores 4.5%.

La pandemia de coronavirus también provocó una escasez de tecnología para producir computadoras de escritorio y portátiles, memoria RAM, Unidades de Estado Sólido, Discos Duros, No Breaks, Reguladores, supresores de picos de electricidad y UPS de alta gama, chips, tarjetas electrónicas y diversos componentes para ensamblar todo tipo de productos que van a la industria electrónica y automotriz, entre muchas otras.

 

Te interesa leer: Acciones VS COVID-19, de lo local a lo global

 

Algunas marcas contemplan que los tiempos de resurtido de nuevos equipos a sus mayoristas superarían los 200 días, en el caso de ciertas líneas de producto, contemplando que la planta productiva de China vuelva a la normalidad, y el suministro se restablezca.

Las ventas mundiales de PC caerán más del 30% anual en el primer semestre de 2020, debido a las bajas ventas en China, Europa y los EE. UU. A raíz del brote de coronavirus.

 

Volver a arrancar motores no es fácil

 

Quedan muchas semanas por delante para hacer frente a los pedidos de las principales empresas del sector de la tecnología. Y, por ahora, se desconoce el impacto económico que va a suponer este escenario. Datos de la Academia de Tecnología de Información y Comunicaciones de China (CAICT), revelan que los fabricantes de teléfonos móviles inteligentes vendieron unas 6.34 millones de unidades en el primer bimestre del año en comparación con los 14 millones que se colocaron el pasado año.

Durante la segunda semana de marzo las empresas de Wuhan, la ciudad china donde apareció a finales de diciembre de 2019 el nuevo coronavirus, fueron autorizadas a retomar sus actividades, un signo de la progresiva normalización en el epicentro de la epidemia.

En la provincia de Hubei, de la que es capital Wuhan, muchas ciudades quedaron confinadas. Esas medidas paralizaron la actividad económica y las numerosas fábricas de esa región industrial que, como otras del país asiático, son importantes piezas de cadenas internacionales de suministro.

 

Te interesa leer:¿Es esencial la función de tu empresa durante la contingencia?

 

Pero ahora las autoridades decidieron flexibilizar las medidas desde que la cifra diaria de nuevos casos cayó drásticamente, lo que llevó a las autoridades a estimar que la epidemia está “prácticamente contenida”.

Pekín exhorta a los trabajadores y a los agricultores a regresar al trabajo y ha tomado medidas para ayudar a las empresas. Redujo las tasas de interés para otorgarles un mayor acceso al dinero.

Diversos informes constatan que muchos trabajadores chinos todavía están asustados en la vuelta a sus puestos de trabajo de las fábricas a pesar de que la epidemia ha remitido.

Ninguna empresa ni ciudad puede reanudar la actividad normal por sí sola debido a que todas las empresas y comunidades necesitan materiales y trabajadores de otros lugares. Es necesario retomar la vida urbana normal para que la economía repunte.

Contenido relacionado: