Big Data impulsará la vida urbana del futuro: Paessler

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Big Data y CCTV pueden apoyar a la planificación urbana del futuro
Autor:
David Montoya, director Regional de Paessler América, señala que Big Data y el CCTV pueden apoyar efectivamente la planificación urbana del futuro
Ciudades eficientes

Cada vez más personas se están mudando a áreas urbanas y esto ha llevado a las administraciones gubernamentales a necesitar más información para poder combinar el crecimiento de la población con un trabajo más eficiente.

Ante este escenario, David Montoya, director Regional de Paessler América, señala que el Big Data y el Circuito cerrado de televisión (CCTV) pueden apoyar efectivamente la planificación urbana del futuro. Sin embargo, la recopilación de datos por sí sola no es suficiente.

“En la actualidad, más del 45% de la población mundial vive en ciudades, y los pronósticos para mediados de este siglo hablan incluso de más del 75%. Esto plantea retos considerables para la planificación urbana en particular. La recopilación, el monitoreo y el análisis de datos juegan un papel importante en la resolución de problemas urbanos”.

La recolección de datos comienza con la aclaración del marco legal, ya que todo lo que tiene que ver con patrones de movimiento, datos de consumo y otros datos de población individual está altamente regulado por la ley. El siguiente paso es la recopilación concreta de información, utilizando varios sensores y otros equipos de medición y, posteriormente, utilizar este enorme grupo de datos para los análisis.

“Los datos de una sola persona no son relevantes en sí mismos, pero como una masa se vuelven interesantes para la administración y el desarrollo de la ciudad y ya se utilizan para varias áreas de la ciudad inteligente”. Por ejemplo, las cámaras de CCTV y de red con sensores especiales pueden medir parámetros ambientales como la calidad del aire, la temperatura, la calidad del agua y la concentración de gases o humedad, y luego evaluarlos con el software asociado para el desarrollo urbano eficiente, la planificación del tráfico o las medidas preventivas.

Estas tecnologías también pueden ayudar en la eliminación inteligente de residuos y el alumbrado público en ciudades inteligentes, ya que las capacidades de análisis de movimiento de las cámaras detectan cuándo, si y cuántas personas o vehículos están en el área a iluminar, y ajusta las condiciones de iluminación de las calles o plazas públicas en consecuencia. “Y, por supuesto, el alumbrado público del futuro puede hacer más que solo proporcionar luz; Es ideal para colocar varios sensores, que a su vez pueden transmitir datos sobre el aire o el tráfico. La conexión de alumbrado público con estaciones de carga para movilidad eléctrica ya es un concepto terminado” explica Montoya.

Otro gran desafío urbano del futuro para las ciudades es el tráfico, en el cual debe considerarse desde un punto de vista práctico, pues aunque no será posible persuadir a las personas para que renuncien a sus métodos individuales de transporte, estos si se pueden ser monitoreados.

“Hoy en día, las cámaras ya utilizan sensores y software para grabar patrones de movimiento como el flujo de tráfico. En el tráfico, los sensores integrados permiten contar vehículos o registrar velocidades promedio y utilización de carriles. También se pueden incluir factores climáticos como lluvia intensa o nevadas” asegurá Montoya.

La tasa de criminalidad también suele ser un problema que acompaña al aumento de la población en las ciudades. Para garantizar la seguridad de los ciudadanos, el ejecutivo recalca que la interacción de video, audio y análisis es esencial, especialmente con grandes multitudes.

“Mediante el análisis de video, se puede registrar la cantidad de personas en una multitud, se puede analizar el comportamiento de la multitud y se pueden detectar desviaciones de inmediato; las situaciones o problemas difíciles se pueden prevenir antes de que surjan” concluye David Montoya.

Contenido relacionado: