Adriana Servín de SAP: Trabajo o bebé, ¿se puede con ambos?

Palabras clave

sap
Contenido patrocinado: 
Adriana Servín Villada, directora de Asuntos y Relacionamiento Gubernamental de SAP México
Autor:
La maternidad te replantea metas y prioridades, también demanda que optimices cada minuto del día.
Anécdotas de Mamá TIC

Una historia que se repite entre las mamás primerizas de todo tipo de industrias es la de la culpa que supone dejar al bebé al cuidado de alguien más. Adriana Servín Villada, directora de Asuntos y Relacionamiento Gubernamental de SAP México, nos compartió una anécdota de este tipo de la que salió bien librada, gracias al amor por su trabajo, sus metas profesionales y el círculo de apoyo que encontró en AMITI.

La maternidad marcó un antes y un después en mi vida de mujer ejecutiva. Antes de ser madre mi prioridad era trabajar; estaba acostumbrada al estrés; como workaholic no imaginaba que se podría compaginar la responsabilidad de ser madre y mujer ejecutiva.

Finalmente, la edad y el deseo me alcanzaron, y llegó el día en el que el doctor me confirmó que sería madre. Fueron siete meses en los que me ocupé de leer las políticas de maternidad en la empresa, promoví que hubiera una sala de lactancia, investigué sobre las licencias sin goce de sueldo y el home office y, gracias a que tuve un jefe súper abierto, se implementaron nuevas políticas a favor de la mujer en la empresa. Sin saberlo, y sin siquiera haber nacido, María José ya provocaba cambios en mí y a favor de las demás.

19 años de trabajo estaban por colapsar el día que lleve a mi hija por primera vez a la guardería, me desplomé en el coche y no paré de llorar de camino al trabajo, quería adelantar el reloj y que fuera ya las 5:30 pm para salir y recogerla, cuando antes pasar más tiempo en la oficina me daba igual con tal de sacar los objetivos, tener a mi equipo motivado y a mis clientes internos satisfechos.

agregar_un_titulo_-_2020-05-08t181006.336.jpg

Ese día por primera vez me plantee renunciar y dedicarme a ser madre al 100% y dejar mi carrera de 19 años como abogada del sector TI. Después me encontré con AMITI y el grupo de mujeres en tecnología en donde se planteaba promover el teletrabajo para apoyar a las mujeres y madres y a la retención de talento femenino. Me hizo todo el sentido del mundo la iniciativa y hasta el día de hoy es para mí un tema de política pública.

Si me preguntan si continúo siendo la abogada workaholic, la respuesta es no; la maternidad me obligó a administrar mejor cada minuto de las 24 horas que dura el día; replanté mis prioridades y me di cuenta de que es posible ser madre y mujer ejecutiva sin descuidar ninguna responsabilidad”.

Contenido relacionado: