Acertado retirar propuesta de impuestos a videojuegos: The CIU

Palabras clave

PAN
Contenido patrocinado: 
Autor:
De acuerdo con Gonzalo Rojon, miembro de The CIU, el mercado de los videojuegos trae más beneficios que problemas
Videojuegos benefician

Aunque recientemente el Partido Acción Nacional (PAN) propusiera establecer un impuesto especial del 3% sobre la venta de consolas y videojuegos no existe evidencia en el mundo que sostenga esta iniciativa. Se trataba de un impuesto innecesario y con una finalidad recaudatoria para tratar de combatir el sedentarismo en México, sin embargo, de acuerdo con Gonzalo Rojón, miembro de The Competitive Intelligence Unit (The CIU) el mercado de los videojuegos trae más beneficios que problemas.

De echo en algunos países europeos existen incentivos fiscales para la continua generación de videojuegos así como para su desarrollo tecnológico. Tal es el caso del Reino Unido, país que cuenta con una política de impuestos destinada a impulsar la industria de videojuegos a nivel local a través del Video Games Tax Relief (VGTR), introducido en 2014, el cual permite a los desarrolladores reclamar hasta el equivalente a 20% de ciertos costos de producción.

En Estados Unidos también se está rechazando el impuesto especial de 10% sobre aquellos videojuegos con clasificación para adultos; iniciativa propuesta y promovida por la Asamblea General del estado de Pensilvania con el falso argumento de que los videojuegos conducen a la violencia en el mundo real. Sin embargo, existe evidencia donde se muestra que no existe una relación de causalidad entre el uso de videojuegos y la violencia, y una medida así sería violatoria de la libertad de expresión para los editores del juego.

Te interesa leer: Integración total en el Games Celebration 2019

De hecho, las conclusiones de varios análisis apuntan efectos positivos del uso de videojuegos en el desarrollo personal de niños y jóvenes como un mayor instinto de superación, el aumento en la rapidez de razonamiento y estimulación de la concentración, la mejora en la atención visual y procesamiento visual básico, mejores reflejos y agilidad mental y la promoción del trabajo en equipo.

“Combatir el sedentarismo en los niños y jóvenes de México es deseable, pero la decisión de echar atrás esta iniciativa es la correcta”, señaló Rojón. De haberse gravado este impuesto, hubiera implicado aceptar erróneamente que los videojuegos son un sustituto en el desarrollo de los niños, cuando la realidad es que tanto el deporte, como el uso de videojuegos son actividades complementarias y se debe procurar que exista una mayor adopción de estos en el país.

Contenido relacionado: