5G acelera la velocidad del planeta

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Las redes 5G ofrecerán velocidades de acceso muy superiores a las que hoy tenemos para nuestros dispositivos móviles
Autor:
Estas redes ofrecerán tiempos de respuesta (latencia) extremadamente cortos, de 1 milisegundo aproximadamente
Redes móviles

Desde el verano pasado la organización 3GPP anunció que el estándar 5G está listo y que tanto fabricantes de equipo como empresas de telecomunicaciones en todo el mundo podían usarlo para sus redes. De ese periodo a la fecha se han desplegado redes experimentales e incluso operadores como AT&T comenzaron a desplegar su red 5G en media docena de ciudades en los Estados Unidos.

INFORMACION

Actualmente la industria mundial de las telecomunicaciones transita hacia una nueva generación de redes móviles de datos basadas en 5G. Este cambio tendrá profundas implicaciones para el desarrollo de la sociedad conectada y probablemente será la primera muestra del mundo totalmente conectado previsto en libros, películas y series de ciencia ficción.

Desde la década de 1990, cuando aparecieron las primeras redes de telecomunicaciones celulares, organizaciones como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) y la 3rd Generation Partnership Project (3GPP) crearon estándares técnicos para que todos los operadores de telecomunicaciones pudieran interconectar sus redes y evolucionar al unísono. Los estándares técnicos tienen nombres complicados como Advanced Mobile Phone Service (AMPS) o International Mobile Telephone 2000 (IMT-2000), por lo que se decidió englobarlos bajo un nombre publicitario más accesible: 1G, 2G y 3G. El término 4G engloba estándares técnicos como Evolved High Speed Packet Access (HSPA+), Long-Term Evolution (LTE) y Worldwide Interoperability for Microwave Access (WiMAX) que si bien no son iguales, ofrecen similares capacidades de transmisión de datos y velocidad de respuesta a los usuarios.

Te interesa leer: Corea del Sur, primer país con redes 5G

En el año 2012 la UIT comenzó los trabajos para determinar las características de las redes de telecomunicaciones en la década siguiente, denominando a tales características como International Mobile Telecommunication 2020 (IMT-2020) y hacia 2016 el organismo 3GPP inició los trabajos para crear las reglas bajo las cuales debe operar las redes de quinta generación, denominadas 5G.

Los grandes operadores de telecomunicaciones en todo el mundo buscan subirse a esta ola y ya comenzamos a saber de anuncios de despliegue de redes 5G por todo el mundo. Algunas empresas de equipos terminales (smartphones y tablets principalmente) ya han lanzado algunos dispositivos compatibles con estas redes.

¿En qué se aplicará? 

A diferencia de las generaciones anteriores de redes celulares, las redes 5G están pensadas para ser usadas predominantemente por sensores, vehículos, robots, electrodomésticos, maquinaria y todo tipo de dispositivos digitales que operan sin supervisión humana. Por ello se espera que los humanos sean una fracción de los todos los usuarios de las redes 5G, cuya densidad de conectividad va mucho más allá de la cantidad de dispositivos que los humanos podemos llevar en el bolso: el estándar 5G está diseñado para conectar simultáneamente hasta 1 millón de dispositivos por kilómetro cuadrado y mantener conectados objetos que se muevan a velocidades de hasta 500 kilómetros por hora.

¿Qué gano como consumidor con 5G?

En principio estas redes ofrecerán velocidades de acceso muy superiores a las que hoy tenemos para nuestros dispositivos móviles. Los documentos técnicos del estándar 5G establecen velocidades teóricas de descarga de hasta 20 gigabits por segundo, aunque estiman que la velocidad real de descarga rondaría el orden de los 100 Megabits por segundo, lo cual es muy superior a las velocidades de las redes 4G que hoy usamos.

Más importante quizá es que estas redes ofrecerán tiempos de respuesta (latencia) extremadamente cortos, de 1 milisegundo aproximadamente. Esta variable es crítica para que estas redes sean verdaderamente útiles en aplicaciones como la conducción remota de vehículos y aeronaves, donde un retraso en la respuesta podría terminar en un choque o una colisión mortal. Para hacer realidad estas capacidades, a diferencia de lo que sucede hoy día donde un celular hace uso de una sola banda del espectro radioeléctrico para comunicarse con la antena transmisora, las redes 5G están diseñadas para que el celular o la tablet hagan uso de múltiples bandas del espectro radioeléctrico en forma simultánea.

¿Cuándo podré usar estas nuevas redes?

Desafortunadamente estas redes necesitarán tiempo para tener coberturas similares que las redes predecesoras. Para cubrir con red 3G un kilómetro cuadrado de superficie bastaban de cuatro a cinco transmisores mientras que las redes 5G necesitarán hasta 50 transmisores para cubrir la misma área. Por ello se necesitará multiplicar por 10 y quizá hasta por 100 la cantidad de transmisores que hoy existen. Por si fuera poco, cada transmisor deberá estar conectado a redes de fibra óptica o similares, lo que involucrará inversiones masivas y tiempo para la instalación de la infraestructura en estructuras como techos, paredes y mobiliario urbano.

Financiar estas redes de telecomunicaciones requerirá un modelo de negocio distinto al tradicional. Si un automóvil es usuario de la red 5G, ¿la factura del consumo de datos la pagará el usuario?, ¿la empresa armadora del auto o la aseguradora? Estas preguntas todavía no tienen respuestas claras y serán claves para que los operadores de redes de telecomunicaciones se animen a invertir quizá decenas y hasta cientos de miles de millones de dólares en su instalación. No por nada una empresa consultora llamada Rysavy Research estima que no será sino hasta la década de 2040 cuando las redes 5G lleguen a su plenitud de uso.

La red como servicio

Las tecnologías de gestión de red transforman la arquitectura empresarial actual. Por ejemplo, la proliferación de dispositivos móviles, sensores, computación sin servidor, la explosión de volúmenes de datos compartidos y la automatización requieren conectividad avanzada y gestión de redes diferenciada.

Para Moisés Montaño, director regional de Ventas de Ruckus Networks, ahora parte de CommScope, la gestión avanzada de redes es el héroe anónimo del futuro digital que ofrece el tipo de continuidad en la conectividad que puede impulsar el desarrollo de nuevos productos y servicios o transformar modelos operativos ineficientes.

El 5G Ofrece mayor velocidad, menor latencia y la capacidad de conectar una gran cantidad de sensores y dispositivos inteligentes en una misma red. Con 5G, muchos protocolos de red pueden coexistir para cumplir con los requisitos específicos de los dispositivos y las aplicaciones. 5G actúa como una tecnología unificadora que reúne todas las capacidades de red necesarias para administrar el flujo y la densidad de la información a escala.

La gestión de redes definida por software (SDN) es una capa de software que se ubica encima de una red física compuesta por dispositivos de gestión de red, como switches y enrutadores. Esta tecnología, se está extendiendo a redes de área amplia (SD-WAN) para conectar centros de datos u otras aplicaciones multiubicación. Además, la virtualización de las funciones de red (NFV) remplaza las funciones de red como enrutamiento, conmutación, cifrado, firewalls, aceleración de WAN y equilibrio de carga proporcionados por dispositivos de red físicos dedicados con software virtualizado.

La red como servicio (NaaS), es un modelo de negocio para la prestación de servicios de red a nivel de la empresa. La funcionalidad de la infraestructura puede incluirse en una tarifa única de NaaS, o la empresa puede suscribirse individualmente a cada servicio. Por su parte, el ancho de banda ha pedido asigna recursos de red según las necesidades de dispositivos particulares en esa red. Se asigna más ancho de banda a los nodos que experimentan picos de demanda y a medida que la demanda disminuye, el ancho de banda se reduce.

Los directores de información pueden usar estos componentes básicos de conectividad avanzada con tecnologías de redes de área local existentes como Ethernet, Wi-Fi y capacidades de área extendida como banda ancha Gigabit para crear redes configurables que pueden adaptarse para satisfacer una variedad de necesidades empresariales. Sin embargo, a medida que comiencen a desarrollar su estrategia de conectividad del mañana, deberán en cuenta los siguientes factores de oferta y demanda:

Las aplicaciones como la automatización industrial, la realidad virtual y la toma de decisiones autónomas requerirán altas capacidades de computación. Para las redes de Internet de las Cosas (IoT) que generan y mueven grandes cantidades de datos la computación periférica es un cambio revolucionario.

Proliferación de dispositivos

A medida que desarrolle estrategias para la conectividad y la nube, ambas deben alinearse con los objetivos estratégicos establecidos en su plan de transformación digital. En todas las industrias esta transformación solo se acelerará a medida que el número total de dispositivos en las redes crezca exponencialmente.

Se espera que los dispositivos conectados aumenten drásticamente tanto en volumen como en variedad dentro de una empresa. Es probable que estos dispositivos tengan una variedad de sistemas operativos y capacidades de computación, almacenamiento y gestión de red.

Los modelos de talento tendrán que evolucionar a medida que el talento de TI aumente sus habilidades y se recapacite para responder a la nueva coyuntura.

A medida que las capacidades como 5G, SDN y NFV avanzan también lo hacen el cómputo y el almacenamiento lo que afecta significativamente la infraestructura de cómputo y la arquitectura de datos empresariales.

Lo que viene

Ericsson estima que para el 2024, el 40% de la cobertura mundial sea a través de redes 5G, con alrededor de 1.500 millones de suscripciones.

Entonces, con todo este mundo digital que tenemos al alcance de la mano, ¿qué más podríamos obtener? Pues bien, es justo lo que la red 5G mostrará en los siguientes años.

Si bien es cierto que la realidad aumentada, la realidad virtual, los autos autónomos y la robótica controlada de forma remota, son algunas tecnologías que ya se usan hoy en día, la potencia que la red 5G les brindaría las pondría en un siguiente nivel.

Y es que esta red promete velocidades de 1 hasta 10Gbps lo que reduciría el retardo a 1 milisegundo de extremo a extremo, la disminución de hasta un 90% en el uso de energía de la red y contaría con una disponibilidad de 99.999%.

Pero no sólo eso, pues la cobertura se vería ampliada de forma significativa, lo que cubriría la demanda de conexión que se prevé en los años siguientes gracias a la ola de dispositivos como wearables, vehículos inteligentes, electrodomésticos y más que se conectarán a ella.

De acuerdo con cifras de Ericsson el tráfico de datos móviles crecerá fuertemente gracias a mayor capacidad y usos. En Latinoamérica se proyecta que pase de los actuales 3,4 GB promedio mensuales por smartphone, a 18 GB en 2024.

De hecho, uno de los objetivos de la red 5G es hacer posible el Internet de la Cosas (IoT), pues para poder utilizarla de la misma forma que nos prometen sus creadores, es necesaria una conexión constante, segura y de gran velocidad que soporte a muchos dispositivos conectados a la vez.

Sin duda, la red 5G promete ser una nueva revolución en la industria de las redes móviles que, como cada 10 años según nos ha mostrado su historia, potenciará la forma en que nos comunicamos, interactuamos y desplegamos la información.

Contenido relacionado: