T-Systems impulsa la gestión de edificios inteligentes

Palabras clave

IoT
Contenido patrocinado: 
La solución también tiene el objetivo de permitir un ahorro el consumo energético
Autor:
Building Monitoring & Analytics monitoriza desde la temperatura y las emisiones de Co2 generadas por el consumo energético del edificio, hasta las personas en movimiento en una sala, el nivel de ruido o la humedad
Edificios inteligentes

Computing.- T-Systems ha desarrollado el sistema Building Monitoring & Analytics, una solución basada en tecnología IoT que combina sensores de última generación y pasarelas de IoT, con la plataforma cloud basada en Microsoft Azure, Connected Things Hub.

Building Monitoring & Analytics está pensada para garantizar las mejores condiciones ambientales para los usuarios. En caso de que el sistema detecte que se traspasan los parámetros establecidos, los técnicos son avisados de forma inmediata para que puedan intervenir y rectificar la situación, evitando consumos indebidos y gastos innecesarios.

La solución también tiene el objetivo de permitir un ahorro el consumo energético y de las emisiones de Co2 derivadas. Además de los ambientales, el sistema aporta información en tiempo real del uso de los edificios y permite reducir los costes derivados de su gestión.

Te interesa leer: T-Systems dobla su apuesta en seguridad

Los sensores pueden registrar desde las personas en movimiento, estado de las ventanas y puertas, hasta la temperatura, humedad, luminosidad, ruido o los niveles de Co2. Estos datos se cifran y se transmiten al Connected Things Hub, que hace a la vez de centro de control, donde se almacenan y procesan cumpliendo siempre con las directrices de protección de datos marcadas por el reglamento europeo GDPR.

La información recogida y analizada en tiempo real permite que los gestores de edificios puedan tomar decisiones basadas en datos sobre las condiciones de cada espacio con el fin de lograr un mejor aprovechamiento de los recursos. Para ello, la monitorización se adapta a cada zona del edificio según el uso, puesto que las áreas de oficina abiertas se utilizan de una forma muy diferente a las salas de reuniones o a los puestos de trabajo individuales.

De esta forma, se pueden desplegar sensores de movimiento para analizar qué escritorios y salas están especialmente ocupadas y cuándo. Mediante la visualización de los datos y la definición de valores, el sistema es capaz de determinar si es necesario modificar el número de escritorios y salas. Otro ejemplo de uso son los sensores de puerta instalados en las entradas de los inodoros, que miden el nivel de uso a lo largo del día, y permiten una mejor planificación de los servicios de limpieza.

Por otra parte, el sistema permite un control exhaustivo de las condiciones y ocupación de los espacios críticos de una empresa, que cuentan con acceso restringido o prohibido, como puede ser congeladores y cámaras frigoríficas o zonas de alta seguridad. En estas localizaciones, los sensores de movimiento reconocen cuándo hay personas; o los sensores de puerta determinan si se han mantenido abiertas demasiado tiempo.

Contenido relacionado: