¿Qué fantasmas te acechan?

Autor:
México

Los líderes no se equivocan por ser malas personas, a menudo cometen errores por falta...

Los fantasmas que acechan a los líderes en sus funciones diarias son los errores que cometen. Los líderes no se equivocan por ser malas personas, a menudo cometen errores por falta de conocimiento, malos hábitos o demasiado estrés.

Los errores más comunes (y no es de sorprender que sean los más dañinos) son lo que se presentan cuando interactúan de manera equivocada con la gente. Un líder que no está interesado en la gente a nivel humano tendrá problemas desde el inicio. Un líder que está conceptualmente interesado en los demás pero no se da el tiempo de integrarse con la gente, pierde una gran oportunidad, ya sea con empleados, colegas, clientes o cualquier otra persona involucrada. La integración es una profunda conexión emocional muy diferente a simplemente simpatizar con alguien. De hecho, a usted no tiene que caerle alguien bien para poder crear una conexión. Tiene que llegar a conocer a esta persona y comprender cuáles son sus motivaciones y esto lleva tiempo, más allá de las puras funciones relacionadas con el trabajo.

Claramente, los líderes necesitan delegar tareas, sin embargo, esta delegación no implica un desapego emocional. Los líderes que asignan las tareas y se desentienden, tomando una actitud de no intervención, sencillamente abandonan a su gente. La buena delegación se fundamenta en una adecuada conexión y accesibilidad. Usted puede mantener un sentido de conexión dando señales de que desea estar disponible. Esto no implica que tendrá las respuestas inmediatamente a todas las peticiones, más bien, que usted diseñará los canales para que las personas estén en contacto con usted, así como los lineamientos para el uso de dichos canales.

A menudo, los líderes se enfocan exclusivamente en impulsar los logros de la empresa y en ese empuje, niegan la necesidad inherente del humano a aprender. La gente desea ampliar sus capacidades y competencias mientras trabaja, dando por entendido que el aprendizaje es una parte integral para alcanzar los resultados. Cuando usted da mayor prioridad al aprendizaje, entonces es cuando se vuelve un líder de verdad, que puede detectar y desarrollar el talento de las personas, que probablemente no saben que lo tienen. De esta forma y así de sencillo, usted se convierte en un buscador de talento.

Palabras clave

num revista: 
1177
seccion revista: 

¡ Déjanos un comentario !