PhiSat-1, Intel apoyó su puesta en órbita, integra IA

Palabras clave

Contenido patrocinado: 
Con ayuda de la tecnología de Intel se lanzó un satélite de inteligencia artificial
Autor:
Ubotica en colaboración con Intel y la Agencia Espacial Europea, lanzaron y pusieron en órbita el satélite experimental que ayudará a analizar imágenes capturadas en el espacio.
Tecnología en desarrollo

Muchas veces las imágenes capturadas por satélites sobre las superficies del planeta son inservibles por la cantidad de nubes que lo cubren, para contrarrestar esa situación, PhiSat-1, satélite experimental que es un proyecto de la startup irlandesa Ubotica en colaboración con Intel y la Agencia Espacial Europea, integra una nueva cámara térmica hiperespectral y procesamiento de IA a bordo.

La  unidad de procesamiento de visión (VPU) Intel Movidius Myriad 2,  identificará y descartará las imágenes con nubes, con ello se ahorrará hasta un 30% del ancho de banda, y se analizarán de mejor forma las imágenes capturadas. 

Con la asistencia de la tecnología de Inteligencia Artificial de Intel, este nanosatélite, con el tamaño de una caja de cereal, será utilizado para la observación del hielo y humedad de las regiones polares del planeta, así como probar los sistemas de comunicación para crear una red Inter satelital federada.

La información que capturan los satélites se almacena y se envía a la Tierra a través de una valiosa banda ancha de enlace descendente para ser revisada por científicos o algoritmos horas o días después suele ser eliminada sin haber tenido un uso práctico.

Aubrey Dunno, directora de Tecnología Ubotica, informó que Intel apoyó el proceso del dispositivo Myriad 2 y se ocupó de resolver las dudas que surgieron a lo largo del proyecto. 

intel_1_0.png

Para entender la importancia de su uso, imaginemos que se está volando sobre zonas propensas a incendios forestales. Un satélite puede ubicar incendios y notificar a los socorristas locales en minutos en lugar de horas. Cuando vuela sobre los océanos, un satélite puede ubicar barcos proscritos o accidentes ambientales, que normalmente se pasan por alto. Cuando vuela sobre bosques y granjas, un satélite puede rastrear la humedad del suelo y el crecimiento de cultivos. Y cuando vuela sobre el hielo, puede rastrear el espesor y los estanques que se derriten, para ayudar a monitorear el cambio climático.

Te interesa leer: América Móvil lanza satélite Star One C4

Toda esta integración de sistema y software y pruebas, con media docena de organizaciones diferentes en toda Europa asumiendo funciones, tardó cuatro meses en concluir. Por ejemplo, entre los retos a superar se puede mencionar que las computadoras de naves espaciales suelen utilizar chips endurecidos por radiación. Por lo tanto, Dunne y el equipo de Ubotica hicieron la “caracterización de radiación,” sometiendo al chip Myriad 2 de Intel a una serie de pruebas para averiguar cómo manejar los errores resultantes o el desgaste.


 

 

 

Contenido relacionado: