Industria TIC preocupada por el planeta

-A A +A
Autor:
En la industria, los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos son capaces de ocasionar daños al medio ambiente tanto mar como tierra, es por esto que resulta necesario conocer alternativas para reducir el impacto ambiental.
Día de la Tierra

Como cada año, este 22 de abril se celebra el Día de la Tierra, motivo por el cual vale la pena cuestionarse sobre qué tanto dañan causan al planeta los dispositivos que consumimos y desechamos todos los días, pues aunque la protección al medio ambiente es un tema que concierne a todas las industrias, a la de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) atañe también, pues todos los productos que de ella devienen generan Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs) que pueden dañar el ecosistema.

A fin de tomar cartas en el asunto y evitar el impacto ambiental, fabricantes de la industria TIC decidieron recurrir al reciclaje para crear nuevos productos y algunos más han implantado iniciativas para realizar una adecuada y programable recolección de los RAEEs.

Impresores preocupados del medio ambiente

Los fabricantes de impresoras cuentan con estrategias para reciclar cartuchos y papeles, tal es el caso de Xerox, que cuenta con un programa para reducir los efectos de los residuos tecnológicos en el medio ambiente llamado Xero Residuos, en el que a través de Delcop Colombia S.A.S. ayuda a sus clientes a reducir los desechos de cartuchos vacíos de tinta y afines de la marca para asegurar su destrucción final adecuada, de esta manera, y a través de organismos autorizados por la ley, protegen y preservan el medio ambiente, garantizando el cumplimiento de la normatividad ambiental.

A través de este programa los proveedores y clientes participantes obtienen beneficios como certificados de donación y destinación adecuada de residuos, así como la capacitación para la empresa en el manejo adecuado de los mismos.

Otra compañía que cuenta con programas de recolección y reciclaje es HP Inc. con Planet Partners, iniciativa que minimiza el impacto ambiental, ya que los usuarios pueden llevar sus consumibles a las tiendas autorizadas o pedir que los recojan a domicilio. En Colombia ha recolectado más de 1.000 toneladas de desechos desde 2012.

Todos los cartuchos de tóner originales de HP Inc. devueltos mediante este programa son sometidos a un proceso de reciclaje de fases múltiples y quedan reducidos a materias primas que pueden ser usadas para fabricar nuevos productos plásticos y metálicos como más cartuchos de tinta.

Asimismo, todo material remanente es desechado o manejado de forma responsable en un proceso con recuperación de energía. El plástico reciclado utilizado en los cartuchos de tinta HP originales tiene una huella de carbono 33% menor que el plástico virgen utilizado en los mismos. HP Planet Partner garantiza que ningún cartucho devuelto sea enviado a rellenos sanitarios, y que la marca nunca los rellene o remanufacture.

Por su parte, Epson desarrolla sus productos teniendo en cuenta un ciclo de vida ecológicamente sostenible, pues cuenta con una estrategia que va desde los primeros esbozos hasta su introducción en el proceso de reciclaje. Dentro de su compromiso medioambiental se incluye la completa eliminación de sustancias peligrosas en toda la gama de productos.

Una vez que finaliza la vida útil de los consumibles de la marca, entra el programa de recolección de los mismos, que garantiza que sean devueltos de forma segura para su reciclaje.

Reciclaje más allá de los cartuchos

En Colombia existen compañías que brindan servicios de asesoría a nivel medioambiental, una de ellas es Gaia Vitare que cuenta con la Licencia Ambiental mediante Resolución Nº 1634. Desde 2004 comenzó a ofrecer sus servicios al sector industrial del país en el manejo, recolección, transporte, pre-acondicionamiento, tratamiento y disposición final de los RAEEs. Ofrece servicios de recolección de residuos a fabricantes o importadores, industrias, instituciones y comercios, así como a hogares. Están presentes en Bogotá (Sede principal), Medellín, Cali y Barranquilla.

Dentro de la política de calidad de Gaia Vitare se encuentran la prevención y minimización de los impactos ambientales adversos, principalmente los originados por los RAEEs; la protección y promoción de la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores, contratistas y visitantes; y la mejora continua por medio de análisis, autocuidado y autoevaluación de sus acciones. Todo respaldado por la certificación ISO 9001 e ISO 14001.

Recientemente las empresas del sur de la ciudad de Bogotá se unieron a la iniciativa de Gaia Vitare en cuanto a la recolección de material electrónico; en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO) se realizó una exposición de arte electrónico realizado por jóvenes universitarios donde se recolectó más de una tonelada de pilas y baterías en el centro de la ciudad de Bogotá.

Otra iniciativa interesante es la de EcoCómputo, un colectivo de empresas encargado de la recolección de los RAEEs como respuesta a la iniciativa del Gobierno Nacional que quiere impulsar la responsabilidad social empresarial y la gestión adecuada de los residuos en Colombia. Las empresas que conforman este colectivo cumplen con la Resolución 1512 de 2010 expedida por el Ministerio de ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), que vigila la recolección selectiva y gestión ambiental de computadores y residuos periféricos. Esto lo logran a través de dos canales de recolección clasificados según el tipo de consumidor: el canal residencial y el canal empresarial.

Cuando los residuos provienen del canal residencial pueden entregarse en los contenedores permanentes o, en el caso de Bogotá, también se puede ser partícipe de las Campañas de Recolección desarrolladas el último fin de semana de cada mes. Si los residuos son de empresas, entidades públicas o privadas, industrias, etcétera, se debe diligenciar el formato de recolección y enviarlo a recoleccion@ecocomputo.com para recibir las instrucciones de entrega.

Una vez que los RAEEs han sido recolectados, el colectivo se encarga de reparar y reacondicionar los equipos que todavía sirven para alargar su ciclo de vida y son donados a la organización no gubernamental Banco Nacional de Alimentos (ABACO). Cuando los equipos ya no sirven, se desembalan y se clasifican en corrientes limpias o reutilizables y en corrientes peligrosas. Las primeras se ingresan nuevamente al mercado y/o de emplean como material de exportación para generar energía eléctrica; y las segundas se disponen de forma segura y responsable.

Dentro de los residuos tecnológicos que reciben se encuentran USBs y discos duros; portátiles y tabletas; impresoras y escáneres; monitores, CPUs, teclados, mouse y báfles; residuos de elementos de computadoras y periféricos; y unidades de DVD y CD externas.

Reutilización de materiales

Otra marca que ha mostrado interés es Axis Communications, que ha tratado de minimizar su impacto climático a través del Consejo de Medio Ambiente junto con el Grupo de Proyecto de Sustentabilidad, y también del Consejo de Responsabilidad Social, con quienes desarrollaron una nueva política medioambiental donde se contempla que el 85% de las cámaras y codificadores que desarrollan son libres de PVC; que el plástico reciclado se utiliza cada vez más en los productos de la empresa; y que se ha llevado a cabo una investigación de la posibilidad de producir productos totalmente libres de halógeno, es decir, sin cloro ni bromo.

Por su parte, Dell desarrolló la primera elaboración de embalajes producidos con plásticos de los océanos, el cuál es resultado de un programa piloto. La compañía recicló plásticos recuperados de playas para utilizarlos en la nueva bandeja de embalaje para la Dell XPS 13 2-in-1. En este año, se pretende evitar el ingreso de ocho toneladas de plástico en los océanos.

Este programa también cuenta con información educativa sobre el embalaje a modo de crear conciencia global sobre el tema y las acciones para cuidar el ecosistema. Las bandejas contarán con una impresión del símbolo de reciclaje Nº2 como un indicador de que son de polietileno de alta densidad (HDPE) -que es reciclable en muchos lugares- para de esta manera asegurarse que el embalaje no vuelva a terminar en los océanos, haciéndolos 93% reciclables por peso y así poder reutilizarlos como parte de la economía circular.

Para lograr el abastecimiento de plásticos de los océanos, el programa se conforma de varias etapas: los partners de Dell interceptan los plásticos en los cauces, las costas y las playas antes de que lleguen a los océanos. Después procesan y refinan los plásticos utilizados, y mezclan los provenientes de los océanos (25%) con otros plásticos HDPE reciclados (75% restante) resultante de botellas y recipientes para alimentos. Finalmente, moldean el plástico reciclado obtenido como las nuevas bandejas de embalaje, las envían para el embalaje final y las entregan a los clientes.

Los esfuerzos de Dell se pueden ver desde 2008 cuando comenzó a incluir plásticos reciclados después del consumo en sus computadoras de escritorio, y desde enero de 2017 alcanzó el objetivo que se había propuesto para el año 2020 de utilizar 50 millones de libras de materiales reciclados en sus productos. Este programa piloto es la continuación de un estudio de factibilidad que se lanzó en marzo de 2016 en Haití y está alineado con el objetivo de Dell Legacy of Good de utilizar embalajes 100% sustentables para el año 2020.

Contenido relacionado:

Palabras clave

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para validar si es o no una persona la que intenta enviar este formulario. Nos ayuda a prevenir que se publiquen mensajes por spammers. Gracias por su comentario.
Al enviar este formulario acepta nuestro Aviso de privacidad Infochannel.