Hacienda centralizará las compras de Gobierno ¿Qué tan efectivo será el modelo?

Edgar Fierro, director General de IDC México, Ricardo Zermeño, director general de Select y Ernesto Piedras, CEO The CIU.
Autor:
Carlos Urzúa, quien se señala como el próximo secretario de Hacienda en la administración de AMLO, planteó esta semana la forma en que durante el sexenio 2018-2024 el Sector Público adquiriría bienes y servicios.
Compras consolidadas

El equipo de transición de gobierno de Andrés Manuel López Obrador propuso en días pasados que, en la próxima administración, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público —SHCP—, centralizará las adquisiciones que realice el Gobierno Federal bajo esquemas de compras consolidadas con el objetivo de evitar actos de corrupción, promover la competencia y generar economías de escala.

La Oficialía Mayor de Hacienda sería la encargada de centralizar las compras de todos los bienes y la Subsecretaría de Egresos autorizaría el gasto. Además, se crearía una plataforma de comercio electrónico en la que las dependencias tendrían la oportunidad de dar a conocer la información de los bienes y servicios que desean adquirir y los proveedores de ofertar.

Ernesto Piedras, presidente corporativo de The Competitive Intelligence Unit, opinó que la iniciativa de la próxima administración de gobierno resultaría acertada, sobre todo si se contemplan las economías de escala que podría generar. Sin embargo, señaló que el Sector Público tiene necesidades diferenciadas entre las distintas dependencias, entre estados y municipios, por lo que es importante considerar si es posible consolidar todas las compras que ellos llevan a cabo.

Te interesa leer: Hacienda centralizará las compras del Gobierno Federal: Urzúa

“En mi experiencia puedo decir que no es posible porque, qué pasará cuando determinada dependencia requiera, por ejemplo, equipos de cómputo con procesadores más robustos, o con pantallas más grandes, debemos tener claro que hay necesidades particulares de cada una de ellas”, señaló.

Aseveró que -como principio- suena interesante, pero en la práctica no es posible ya que, independientemente de los resultados, podría hacer más lentos los procesos de adquisición.

“Estoy a favor de la transparencia, de la eficiencia en la aplicación del gasto y del uso racional y limpio de los recursos del país, pero no sé si se están elevando las expectativas sobre una iniciativa que pueda no ser eficiente y efectiva, ya que tendremos que esperar que se ejecute de la manera correcta”, ahondó.

Estar listos para una verdadera transformación digital

Consideró que lo que sí es importante es que el gobierno se actualice tecnológicamente, pues durante este sexenio y el anterior, la experiencia dentro de la industria de TI es que éste no invierte lo suficiente en actualización tecnológica y, por el contrario, se ha contenido el gasto, lo que se traduce en obsolescencia tecnológica.

“Como usuarios tecnológicos solemos reemplazar nuestros dispositivos como tabletas, computadores, teléfonos celulares con mayor frecuencia, a pesar de que cada vez son equipos con mejor calidad, pero siempre se tiene esa necesidad de cambiarlos; ojalá el gobierno haga también ese esfuerzo pues es lamentable llegar a las dependencias y ver equipos tan viejos”, explicó.

En lo que se refiere a los servicios administrados, Piedras dijo que ese es un paso importante que ya se está dando en el sector gobierno, pero en el caso particular del uso de la nube, falta revisar y actualizar el marco normativo, ya que aún existen criterios sobre la ubicación de los servidores.

En esta parte -asegura- se percibe más eficiencia al transformarse en un gasto más operativo que de capital, lo que evita que el gobierno adquiera equipo que cae en lo obsoleto o bien que realice fuertes inversiones.

Aunque aún falta que todo lo planteado se convierta en una realidad, dentro de la industria TI hay una posición positiva.

“Se espera que la decisión de la nueva administración se ejecute y funcione, al final es una forma diferente de llevar a cabo la administración pública, una señal de cómo operará el gobierno; lo que nos corresponde es ayudar a que funcione bien y no oponernos al cambio”, añadió.

El problema podría presentarse si el gobierno frena o restringe sus adquisiciones, ahí sí existiría riesgo de que se frene a la industria porque no se liberaría el recurso para ponerlo a trabajar; si, por el contrario, se organiza, el sector seguirá creciendo.

Es viable y prometedor: IDC

Edgar Fierro, director General de IDC México, ve con optimismo la propuesta, aunque identifica lagunas en el modelo de compras consolidadas.

“La esencia de la iniciativa, que es maximizar el presupuesto del gobierno y evitar la corrupción, el dispendio y el desperdicio, hace que valga la pena intentarlo. Siguiendo el símil de la ‘tienda de comercio electrónico’ que utilizó Urzúa para dar a conocer la iniciativa, considero que existen las herramientas para poder hacer algo ágil, seguro y auditable. Por algo el éxito del comercio electrónico en México y el mundo”, dijo.

Recordó que este esquema de compras es una práctica que la iniciativa privada tiene bien desarrollado, como Eficentrum, el único medio autorizado para la venta de Automóviles Utilitarios de las empresas de Grupo Carso.

Para el caso de compras gubernamentales, Fierro consideró que es viable implementar este nuevo esquema para cierto tipo de bienes, como en el caso de TI, hardware o algunos servicios muy definidos y estandarizados como la externalización de procesos como la nómina o servicios de telecomunicaciones.

Sin embargo, existen otro tipo de servicios en donde se requiere una mayor interacción con el adquiriente para aclarar dudas derivadas de la complejidad y alcance de la solución, lo que pasa por ejemplo con los servicios de outsourcing de centros de datos o Servicios Administrados de Seguridad (SOC).

Para Fierro, el hecho de que las transacciones se lleven a cabo en una plataforma automatizada no implica que el precio sea la única variable de selección, pues dentro del catálogo tipo “tienda de comercio electrónico” podrían existir comparativas de otras variables como calidad o cercanía con la dependencia que adquiere para fines de soporte en sitio.

La presencia local será importante y cambiará las oportunidades por el tema de la descentralización de las secretarías. Por otro lado, para el esquema de compras centralizadas será viable que los proveedores ofrezcan envío gratis para el mismo producto o bien accesorios con descuento.

“Imaginemos una dependencia ubicada en el sureste que va adquirir routers para su red local. Al pasar el filtro de la suficiencia presupuestal, podrá seleccionar al proveedor no solo por precio, sino porque ofrece soporte en sitio a través de un canal altamente calificado y con niveles de servicio pesar de no ser el más barato”, ejemplificó.

También te interesa: TICs: ¿Qué pendientes tendrá que afrontar el presidente electo?

Aunado a lo anterior, recordó que las tiendas de comercio electrónico tienen herramientas que permiten un diálogo ágil, documentado y auditable para definir excepciones y necesidades especiales.

“Por ejemplo, se puede documentar para aprobación ágil la compra de un activo de cómputo, a pesar de no ser el más barato, por contar con el beneficio de mayores niveles de servicio de frente al ciudadano como pudiera ser una oficina de trámites”, dijo.

Impacto

A pesar de lo anterior, Fierro aceptó que habrá cierto tipo de TI en donde la determinante será el precio y se vislumbra una relación directa entre los fabricantes y el gobierno, pero aún así se requerirá del alcance regional de los canales de distribución para situaciones particulares.

“Antes de la idea de compras centralizadas ya había un desafío por el tema de computo en la nube o servicios de outsourcing cada vez más asequibles para las pequeñas empresas. A pesar de poder adquirir infraestructura como un servicio a un proveedor directamente en su portal, existen situaciones que requiere de un asesor para el dimensionamiento, migración y en su caso capacitación para la administración de estos servicios. Esto no va cambiar con las compras centralizadas”, aseguró.

“Los canales de distribución, al igual que en los esquemas de Contratos Marco entre proveedores y sector público, tenían un rol de “subcontratista” del proveedor sobre todo para procesos de implementación y capacitación. Definitivamente creo que esta situación se va mantener. Incluso tendrá una mayor importancia al existir un proceso de descentralización de las secretarias y tomar mayor importancia el alcance regional”

Otra perspectiva

Ricardo Zermeño, director general de Select, contempló que centralizar las compras de TI es, en buena medida, frenarlas, sin embargo, consideró que lo que el Gobierno Federal propone es concentrar la adquisición de bienes homogéneos o estándar, es decir artículos que no necesariamente se definen por características diferenciadas.

“En ese sentido lo veo bien, no se está hablando de concentrar las compras de tecnología, por lo tanto, no tiene el impacto que en un principio creí que podría tener, porque la centralización de las compras de tecnología, en toda mi experiencia lo que hace es entorpecer los procesos, pero a final del día no es de eso de lo que se está hablando”, detalló Zermeño.

Explicó que lo que realmente se necesita es saber aprovechar la tecnología, pues adquirir bienes únicamente por el tema del precio, no es suficiente. Se requiere de impulsar una estrategia que incluya la madurez organizacional con las dependencias que permita apoyar procesos para la adopción de buenas prácticas.

De esta manera, el analista propone continuar con el impulso de los servicios sobre todo aquellos relacionados con la nube pública e híbrida, de tal manera que estas acciones permitan modernizar y transformar las dependencias.

Lagunas que identifica IDC

  • No queda claro qué pasaría con la comercialización de servicios, como de outsourcing de centro de datos o servicios administrados de seguridad (SOC) en donde se requiere una mayor interacción con el contratante.
  • Tampoco se definen las otras variables, además del precio de los productos, que estarán incluidas en el proceso de selección del proveedor, su alcance regional, componentes o presencia nacional.

No olvides que:

  • Se indicó que es un proceso gradual y se comenzará por el sector salud, por lo que hay tiempo para adquirir experiencia cuando llegue el momento de incluir las compras de TI y definir las excepciones y otros aspectos para aprovechar mejor esta idea de compras centralizadas.
  • Se plantea descentralizar las secretarias y seguramente el tema de presencia local en las diferentes regiones del país tendrá un peso al momento de decidir un proveedor sobre otro, opinó Fierro.
  • Para proyectos especiales y complejos, sí o sí se requerirá de un canal de distribución que realice el dimensionamiento del proyecto y la implementación de la solución
  • El proceso continúa y debes darle seguimiento y estar atento a las áreas de oportunidad conforme vaya implementándose este esquema de forma gradual
  • A través de las cámaras correspondientes, puedes acercarte a la SHCP para apoyar en la definición de esta plataforma e incluir preocupaciones como son la definición de los servicios administrados, del valor agregado, de la participación de la Pyme, entre otros aspectos.

 

Contenido relacionado:

Palabras clave

IDC
Contenido patrocinado: 

¡ Déjanos un comentario !