Estrategia Nacional de Ciberseguridad inicia con el pie izquierdo

Estrategia Nacional de Ciberseguridad
Autor:
La falta de claridad en las acciones pone en duda la capacidad del Estado para afrontar los ataques informáticos y respetar los derechos humanos

Palabras clave

Contenido patrocinado: 

eleconomista.- Luego de que la Presidencia de la República Mexicana hiciera publicó el primer documento de trabajo para el diseño de la llamada Estrategia Nacional de Ciberseguridad; que busca que, para el 2030, México sea un país mejor preparado y resiliente ante ciberataques; la reacciones entorno a este no se hicieron esperar.

En dicho documento el gobierno establece como principio rector número uno la “perspectiva de derechos humanos en ciberseguridad”, lo que ha resultado para los expertos como una gran incongruencia tras el espionaje electrónico en contra de activistas, periodistas, académicos y la sociedad civil mediante el uso de software malicioso y, más aún, cuando en este no se hace mención al control sobre el uso de recursos y capacidades tecnológicas por parte del gobierno para intervenir comunicaciones y hackear equipos de forma ilegal.

“La ausencia de un planteamiento sobre estos controles contribuye a que persista el nivel de desconfianza de la sociedad hacia el gobierno” aseguró Cédric Laurant, director del programa SonTusDatos de Artículo 12.

Por su parte, Juan Manuel Casanueva, director general de SocialTIC, señaló que “no valdría la pena tener una estrategia de ciberseguridad nacional si no se velan los derechos más básicos, la legalidad más básica y la rendición de cuentas más básica para el ejercicio de mucho de lo que se está estableciendo en este documento”.

Esta falta de claridad en las acciones de inteligencia, también deja en duda la capacidad del Estado para afrontar situaciones de seguridad, desde temas propios del ambiente cibernético, como los ataques informáticos, hasta actividades relacionadas con el terrorismo o el crimen organizado.

Cabe destacar que la estructura propuesta por el gobierno para la Estrategia Nacional de Ciberseguridad esta basada en ocho ejes transversales, distribuidas en cuatro objetivos estratégicos:

Economía

  • Concienciación, cultura y prevención

  • Desarrollo de capacidades

Gobierno

  • Coordinación y colaboración

  • Investigación y desarrollo

Sociedad

  • Estándares y criterios técnicos

  • Protección a infraestructuras críticas

Seguridad Nacional

  • Marco jurídico

  • Medición y seguimiento

Contenido relacionado:

¡ Déjanos un comentario !