DJI lanza un robot para que niños y jóvenes aprendan a programar

Palabras clave

DJI
Contenido patrocinado: 
Autor:
El Robomaster S1 está preparado para recibir instrucciones en los lenguajes Scratch 3.0 y Python
Robótica y programación

La Vanguardia.- Para introducir a niños y jóvenes en la robótica, la compañía china DJI lanzó a la venta su primer robot comercial llamado Robomaster S1, con el propósito de servir de plataforma para aprender cómo funciona y se domina el interior de un autómata.

En la máquina hay 46 componentes que son programables y 6 módulos de inteligencia artificial. El robot cuenta con seis puertos de control PWM y un puerto de control Sbus para que las personas avanzados en robótica puedan conectar hardware de terceros y convertir el Robomaster en una máquina más versátil.

La idea es que los usuarios se den a la tarea de montar las piezas que se componen por 23 componentes y 101 tornillos. Robomaster S1 lleva cuatro ruedas multidireccionales del tipo Mecanum con 12 rodillos, cada una le permiten moverse con precisión siempre que la superficie no sea muy resbaladiza o empinada.

El dispositivo está equipado con una cámara capaz de reconocer personas y objetos y 31 sensores diferentes para detectar todo lo que le rodea, entre los que se encuentran seis parachoques inteligentes que se pueden utilizar para determinar las acciones que debe ejecutar el robot al percibir un contacto.

Una vez ensamblado es posible programarlo y ponerlo en marcha. Está preparado para recibir instrucciones en los lenguajes Scratch 3.0 y Python. El robot se puede controlar mediante una app, como un vehículo teledirigido, con una imagen en la pantalla en tiempo real de lo que llega a la cámara frontal del dispositivo.

Te interesa leer: DJI lanza RoboMaster S1, su primer robot de tierra

Cuenta con reconocimiento del entorno, que permite a la máquina tomar decisiones coherentes. Cumple con seis funciones de reconocimiento y responde a estímulos:

Líneas: es posible programar para que siga una línea trazada o pegada en el suelo, no se desvía de su recorrido.

Marcadores: pueden ser letras, símbolos o iconos, de los que reconoce hasta 44 diferentes y se le puede programar para ejecutar diferentes acciones cada vez que reconoce uno de ellos.

Personas: es capaz de reconocer un individuo y seguirle.

Gestos: es posible programar gestos con la mano para que el robot ejecute acciones.

Palmadas: puede llevar a cabo acciones en función del número de palmadas que reconozca.

Reconocimiento de S1: reconoce otras unidades S1, ya sea para trabajar de forma conjunto o en competiciones.

Si se reúnen varios S1, se pueden montar competencias en las que los robots se disparen pequeños proyectiles de gel no tóxico o rayos infrarrojos.

El dispositivo tiene un precio en el mercado de poco más de $11,000 pesos

Contenido relacionado: